Los helados más populares de los años 80 y 90 (I)

 

Winner Taco (Frigo)

Winner_Taco

El Winner era bastante más pequeño que otros helados de la época. Tenía una cubierta de galleta y un interior de helado de vainilla con unas hileras de caramelo líquido  que nos hacía la boca agua. La parte de arriba estaba cubierta por chocolate con con almendra. Para desgracia para muchos, un buen día Winner Taco desapareció, pero dejó tras de sí un mito que, a día de hoy, todavía es recordado.

Patapalo (Miko)

Patapalo.jpg

La simpleza hecha mito (y éxito). El polo de toda la vida que venía en varios sabores y colores. Gustaba a los niños y también a los padres, que lo veían como una forma de que sus hijos comiesen “fruta”. Además, algunos de los palos del helado venían con premio (Patapalos gratis), lo que te llevaba a comprar más y más polos.

Mikoboy (Miko)

Mikoboy

Uno de los helados más bizarros que recuerdo. En teoría era la cara de un niño, la cual era de nata, y llevaba un sombrero extraño tipo marinero de chocolate. Los ojos y la boca eran de fresa y la nariz (ahí estaba la gran novedad y, a la vez, reclamo), era de un peculiar chicle verde.

Frigodedo (Frigo)

Frigodedo

Uno de los más demandados por los niños de los 80. Era un helado con la forma de una mano con el dedo índice levantado, lo cual provocaba bastante curiosidad a los chavales, lo que a su vez generó bastante demanda. Además, era completamente de fresa, lo cual era una novedad para la época.

Frigurón (Frigo)

Frigurón

Otro de los míticos dentro de la categoría “helado de hielo”. Tenía la forma de un tiburón de color azul que hacía las delicias de las mentes fantasiosas de los niños de los 80 y 90. Como pasaba con el Frigodedo, tenía un sabor diferente (piña) a lo que era habitual en aquel momento,  lo que ayudó a consolidarlo.

También te puede interesar:

Productos de alimentación de los 80 y 90 que han acabado desapareciendo (II)

Marcas y compañías de alimentación populares en los 80 y 90 que acabaron desapareciendo (II)

Marcas y compañías de alimentación populares en los 80 y 90 que acabaron desapareciendo (I)

 

Historia de Galletas Fontaneda. Un clásico de nuestros desayunos ochenteros que tuvo que ser vendido para poder salvarse

Si hay una marca de alimentación que puede hacer retroceder a varias generaciones a su tierna infancia es, sin duda, Fontaneda y sus galletas. Esta marca ha estado presente (y lo sigue estando) en los desayunos y meriendas de gran parte de los niños de este país durante muchos años. Son asimismo clásicos sus anuncios de televisión y su slogan que ha quedado grabado en la mente de muchos españoles, “Qué buenas son, las galletas Fontaneda”

Origen de las Galletas Fontaneda

Su origen está en Aguilar de Campoo en el año 1881, cuando Eugenio Fontaneda comenzó a elaborar de forma artesanal galletas y bizcochos. La primera fábrica es de 1923, si bien ya desde dos años antes se empezó a fabricar de una forma más industrial gracias a que su hijo, Rafael, tomó las riendas de la compañía tras la muerte de su padre. Es en este momento cuando surgen las inconfundibles galletas maría.

Galletas Fontaneda 2

Durante los años 40 y 50 Fontaneda se fue consolidando como líder en España en el mercado de las galletas, al tiempo que iba modernizando e innovando en sus productos y métodos de producción. De hecho, un incendio en su mítica fábrica de Aguilar de Campoo en 1958 obligó a remodelar la misma y renovar maquinaria.

Los problemas financieros de los años 90 y posteriores ventas

Una vez falleció Rafael Fontaneda entró a dirigir la compañía la cuarta generación familiar y, como sucede en muchos casos similares, comenzaron los problemas financieros. Así, producto de una mala gestión de la empresa, inversiones fallidas y también una mala situación económica generalizada en el país, la familia Fontaneda se vio obligada a vender la compañía a la americana Nabisco en 1996, que a su vez fue comprada por la tabaquera Philip Morris, la cual dejó la gestión de Fontaneda a la británica United Biscuits.

Galletas Fontaneda

Tras varias reorganizaciones, EREs y reconversiones, United Biscuits decidió en primer lugar unir a tres de sus marcas, Marbú, Artiach y Fontaneda, en una sola empresa. No obstante, en 2001 United Biscuits cerró la legendaria fábrica de Aguilar de Campoo alegando índices de baja productividad y se llevó la producción fundamentalmente a Barcelona. Por fortuna el Grupo Siro compró la fábrica para realizar allí parte de su producción, por lo que se pudieron quedar gran parte de los trabajadores. Sin embargo, el Grupo Siro acabó demoliendo la fábrica en 2014.

Galletas Fontaneda  4.jpg

Una vez centralizada la producción en Barcelona se vivieron algunos años de aparente tranquilidad, aunque un nuevo cambio estaba a las puertas de producirse. En 2006 Kraft Foods (ahora Mondelez), de origen estadounidense, compra los negocios de United Biscuits en la península ibérica entre los que se encontraba Fontaneda.

Galletas Fontaneda 3

A día de hoy se pueden seguir comprando productos Fontaneda y, especialmente, sus galletas maría (aunque ahora se llaman La Buena María), ya que la marca siempre se ha mantenido a pesar de la intrincada trayectoria que ha vivido desde mediados de los años 90. Sin duda se trata de una marca con mucha fuerza, gran contenido nostálgico y emocional que ha pasado a formar parte de la cultura popular del país.

También te puede interesar:

Marcas y compañías de alimentación populares en los 80 y 90 que acabaron desapareciendo (I)

Marcas y compañías de alimentación populares en los 80 y 90 que acabaron desapareciendo (II)

Compañías de electrodomésticos y electrónica populares en los 80 y 90 que acabaron desapareciendo (I)

Compañías de electrodomésticos y electrónica populares en los 80 y 90 que acabaron desapareciendo (I)

Locas modas pasajeras de los 80 y 90

Los chupetes de la suerte

CHUPETES DE LA SUERTE.jpg

Dentro de las modas absurdas, sin duda esta se encuentra en las primeras posiciones. A principios de los 90 comenzó a hacerse popular entre los pre-adolescentes y, especialmente en el verano, coleccionar una suerte de mini chupetes de plástico de diversos colores que se compraban en los quioscos. Por supuesto, para que todo el mundo fuera consciente de la incalculable colección de chupetes de la suerte de cada uno, se solían llevar en los llaveros o unidos entre sí formando pulseras o collares.

Riñoneras

Roñorenas_retro_moda_80_90

¿Quién no llevó en aquellos días de los 80 y 90 una buena riñonera? Todo el mundo llevaba una, niños, adolescentes, adultos y abuelos, cada uno tenía la suya. Había riñoneras de todos los colores (aunque predominaban las de colores fosforitos), formas (cuadradas, rectangulares) y tamaños (llegaron incluso a comercializarse riñoneras gigantes que parecían mochilas pegadas a tu cintura).

Combinaban con todo. Ya podías ir con chándal, un vaquero o con algo más elegante. Daba igual. El caso era ponerse una de estas maravillas y el estilo entraba en tu cuerpo de forma inmediata. Pero no sólo eso, te permitían guardar todo lo que quisieses dentro sin utilizar tus bolsillos, previniendo pérdidas, caídas o robos de llaves, dinero o cualquier cosa que se te ocurriera (que muchas veces eran chucherías).

Ponerse pins o chapas de cualquier cosa

Pins.jpg

Los pins tuvieron su punto álgido en la primera mitad de los 90. Era raro que un niño o pre-adolescente saliera a la calle sin adornarse la solapa, gorra o riñonera con sus pins o chapas favoritos. Había millones de modelos, formas y temáticas diferentes. Fue un auténtico boom. Igual que los pen drives o memorias USB tuvieron su apogeo a finales de la primera década del 2000 como soporte publicitario, los pins eran la forma habitual de promocionar productos, cantantes, compañías o cualquier cosa que te pudieras imaginar.

Llevar peto

Petos-años-90.jpg

El peto era la prenda de moda especialmente en los 80, aunque también perduró hasta bien entrados los 90 y ahora, atención, amenazan con volver. ¿Por qué todo el mundo llevaba peto? No se sabe, es un verdadero misterio, pero lo cierto es que desde niños hasta adultos vestían esta curiosa prenda. La versión más habitual era de fabricada en tela vaquera, pero se acabaron haciendo de todo tipo de material. A partir de ahí se crearon modas paralelas de llevar el peto, cada cual más espantosa, como dejar caído uno de los tirantes o llevarlo sin camiseta debajo, a pecho descubierto (normalmente los hombres).

Llevar las anillas de las latas de refrescos en las zapatillas

anillas_latas_90s.jpg

Otras de esas inexplicables modas de los 90 que se hicieron muy populares y que hoy nadie tendría el valor de seguir. Pues sí, hubo un tiempo en el que quitar la anilla a una lata de Coca-Cola y ponértela en los cordones de las zapatillas era considerado como algo moderno y “trending”. Por supuesto, si acumulabas varias anillas y te las ponías al mismo tiempo era mucho mejor y más completo tu atuendo. Además, había otras vertientes como hacer collares y pulseras con ellas.

También te puede interesar:

5 productos de McDonald’s comercializados en los 80 y 90 que fueron un fracaso (I)

Los “inventos” más disparatados de los 80 (I)

5 modelos de zapatillas que todos queríamos tener en los 90

3 tecnologías de los 80 y 90 desarrolladas por Sony que usaste y acabaron muriendo

Virgin Cola. El intento de destronar a Colca-Cola y Pepsi que nunca llegó a España

5 productos de McDonald’s comercializados en los 80 y 90 que fueron un fracaso (I)

McPizza

¿McDonald’s vendiendo pizzas? Pues sí, en los locos años 80 sucedió. La idea no era mala, ¿por qué no servir también pizzas y competir con Domino’s o Pizza Hut? El proyecto nunca pasó de ser un piloto en el que se iban adhiriendo ciertos establecimientos, casi todos ellos localizados en Estados Unidos.

McPizza_2

En un principio se ofrecían pizzas familiares que eran llevadas a la mesa por un empleado del establecimiento, pero posteriormente se ofrecieron también pizzas individuales. A medida que se fue comprobando que el público reaccionaba positivamente se incrementaron el número de hamburgueserías de la cadena que las ofrecían.

Sin embargo, McDonald’s acabó retirando las pizzas al llegar al año 2000. ¿El motivo? Al contrario que las hamburguesas, las pizzas tardaban una media de 11 minutos desde que se pedían hasta que se servían y eso estaba perjudicando su fama de comida rápida.

McPizza

Mighty Wings

Mighty Wings

Las alitas de pollo han estado casi siempre presentes en el menú de McDonald’s, si bien han ido adoptando diferentes formas de preparación y presentación. Esta variedad se introdujo en 1990 y se caracterizaban por estar rebozadas, al estilo Kentucky Fried Chicken. Duraron muchos años, pero nunca alcanzaron demasiada popularidad y finalmente se dejaron de vender en 2003. Sorprendentemente volvieron a aparecer entre 2012 y 2013 con la misma receta pero algo especiadas.

mighty-wings-2

Arch Deluxe

ArchDeluxe

Uno de los primeros intentos de McDonald’s de comercializar productos “deluxe”, algo que en los últimos años se está popularizándo considerablemente. Sin embargo, en 1996, año en que fue lanzada esta hamburguesa, los productos “deluxe” no eran todavía muy aceptados por los clientes de McDonald’s, básicamente adolescentes. Acabó siendo retirada, a pesar de ser uno de los productos que más dineró se empleó en marketing.

ArchDeluxe_2

McDLT

McDLT

Extraño invento el que sacó McDonald’s a principios de los 90. Consistía en una cheeseburger servida abierta en una especie de bandeja de carton en donde se separaba por un lado la carne y queso y por otro la lechuga y el tomate, con la idea de que el cliente juntase ambas partes. La idea era reforzar la alimentación saludable que representaba la parte vegetal de la hamburgesa. La gente no lo entendió ni el concepto ni la necesidad de ser ellos mismos quienes terminaran de preparar la hamburguesa juntando ambas partes.

McDLT _2

McStuffins

McDonald'sMcStaffins.jpg

Llegaron tan rápido como se fueron. Una imitación de los hot pockets tan extendidos en Estados Unidos (una especie de mini empanadas que se calientan en el microondas). En 1993 McDonald’s los comenzó a vender rellenos de carne, queso, pepperoni, etc, a los que acompañaban diversas salsas. Duraron escasos meses debido a la total indiferencia de los consumidores.

McStaffins.jpg

También te puede interesar:

Virgin Cola. El intento de destronar a Colca-Cola y Pepsi que nunca llegó a España

3 productos de Pepsi lanzados en los años 80 y 90 que fracasaron

3 productos de Coca-Cola lanzados en los años 80 y 90 que fracasaron estrepitosamente

Los vehículos más famosos de la TV en los 80 y 90

KITT

Nos encontramos ante uno de los vehículos más míticos y recordados de la historia de la televisión, el inolvidable KITT (Knight Industries Two Thousand) o más conocido como coche fantástico, el cual protagonizó la serie del mismo nombre junto a Michael Knight (interpretado por David Hasselhoff) entre 1982 y 1986.

KITT (1).jpg

KITT era el coche que todo lo podía. El sueño de todos nosotros cuando éramos pequeños. ¿Quién no soñó alguna vez con montarse a este coche? ¿Cómo podía ser posible que un coche pudiese hablar y tener inteligencia? Pero es más, en unos años donde la mayoría de los coches venían pelados, con escasamente un cuenta revoluciones y un velocímetro, todos las pantallas, luces y  demás indicadores que se podían ver en el salpicadero de KITT nos recordaba más a una nave espacial que a un coche.

KITTs.jpg

KITT era un  Pontiac Firebird Trans-Am fabricado por Wilton Knight y dotado de inteligencia artificial para luchar contra el crimen y proteger la raza humana, especialmente a Michael Knight.

Además, con independencia de la inteligencia artificial que daba vida a KITT, el coche estaba dotado de multitud de características como estructura resistente a cualquier tipo de explosiones, bombas y ataques; protección térmica; turbo; sensores de audio, rayos X; radar; conducción automática; ponerse a dos ruedas; modo silencioso; teléfono, laser; paracaídas y cualquier otro tipo de funcionalidad que se pueda uno imaginar.

KITT3.JPG

El coche de Steve Urkel

Una de las series más recordadas y con más éxito de los 90 fue, sin duda, Cosas de casa, gracias en gran parte a su entrañable y excéntrico protagonista Steve Urkel. A partir de la temporada quinta comenzó a aparecer un coche extraño y que pocos conocíamos, pero que en realidad tuvo su importancia en el mundo del automóvil de postguerra, el BMW Isetta.

Steve Urkel_car.jpg

Urkel adquiere el Isetta por medio de su tío Cecil, que le da 50 dólares para que se lleve el coche. Desde ahí, el coche aparece en algunos episodios y adquiere una gran popularidad gracias a su curiosa forma de huevo o burbuja. Incluso algunos capítulos tienen al coche como protagonista (como aquel en el que Carl enseña a Urkel a conducir).

Steve Urkel_car_2.jpg

Este extraño coche era un BMW Isetta, una suerte de microcoche diseñado y comercializado en un primer momento por la italiana Iso tras la Segunda Guerra Mundial con el objetivo de convertirse en un coche económico y que pudiese llegar a las grandes masas en ese difícil momento. Poco tiempo después Iso licenció el modelo a varias empresas automovilísticas, entre ellas BMW, que fue la que más unidades comercializó.

Este extraño coche del cual BMW vendió la nada despreciable cifra de 160.000 unidades hasta que cesó su producción en 1962, tenía particularidades como que la única puerta era a la vez el parabrisas y la columna de dirección estaba unida a dicha puerta. Estaba equipado con un motor que tenía unos 12 caballos y podía alcanzar una velocidad máxima de unos 60-70 km/h. Su tamaño era realmente pequeño, más incluso que un Smart.

bmw isetta.jpg

Ferrari de Corrupción en Miami

Corrupción en Miami marcó tendencia en lo que a cultura pop se refiere. Su música, moda, efectos visuales y, por supuesto, los coches que salían en la serie se convirtieron en icono y referencia de la segunda mitad de los años 80. De entre todo ello lo que más fascinaba, quizás porque era lo más inalcanzable, era el Ferrari de Sonny Crockett, aunque en realidad se utilizaron dos modelos diferentes.

Corrupción_Miami.jpg

El primer Ferrari que salió en la serie fue un Ferrari Daytona negro, aunque tenía truco. En realidad se trataba de un Chevrolet Corvette C3 al que la empresa Beryl McBurnie había modificado para que pareciera un Daytona. En un primer momento pasó desapercibido que fuese una réplica, aunque a final de la segunda temporada el propio Enzo Ferrari demandó a Beryl McBurnie por realizar réplicas no autorizada de sus modelos. Ello provocó que la última vez en el que se vio al Daytona negro fuese en el primer capítulo de la tercera temporada donde el coche se destruye.

Corrupción_Miami_2.jpg

A partir de entonces se pasa a utilizar por Sonny Crockett un Testarossa blanco de 1986 enviado expresamente por Ferrari. El color cambió de negro a blanco porque a Enzo Ferrari no le gustaba el negro al considerar que el coche no se veía bien en las escenas de persecución rodadas por la noche. El Testarossa blanco aguantó hasta el final de la serie en 1990.

Corrupción_Miami_3.jpg

También te puede interesar:

Los 5 coches coupés “asequibles” más deseados de los años 90

Coches míticos de los 80 y 90: Citroën AX

Coches míticos de los 80 y 90: Renault 4

Coches míticos de los 80 y 90: Seat 127

 

Los 5 juegos de mesa más populares de los 80 y 90 (I)

Hotel

Hotel

Un gran juego lanzado en el año 1986 por MB y cuya temática era muy similar al Monopoly aunque, para el gusto de muchos jugadores, mucho más divertido. Al igual que en aquél, el objetivo es comprar terrenos y construir hoteles para que el resto de jugadores cayeran en ellos y tuviesen que pagar la correspondiente estancia.

Aunque la forma de juego podía ser similar al Monopoly, el tablero era mucho más colorido, teniendo asimismo edificios de cartón más grandes y “realistas” que simulaban a los hoteles.

A finales de los 90 MB lo retiró del mercado, aunque hoy en día es posible volverlo a comprar por medio de la juguetera Asmodeé que ha lanzado, previo pago de licencia, la versión Hotel Tycoon, prácticamente igual pero con otro estilo más moderno (y con materiales de bastante peor calidad que el original).

Ahorcado

Ahorcado

Uno de los más básicos pero más legendarios juegos de mesa, también producido por la multinacional MB. Se trataba simplemente de la traslación del clásico juego al mundo de los juegos de mesa. La temática era la misma, si bien se incluían unas fichas con letras pintadas y dos tableros para que cada jugador fuese colocando dichas letras. Por supuesto, tenía un mecanismo para simular las diferentes fases del ahorcado.

Alerta Roja

Alerta Roja

Quizás no era uno de los más divertidos ni más populares, pero sin duda ocupó muchas de las estanterías o armarios donde se guardaban los juegos en los años 80 y 90. Fue producto de la española CEFA.

Uno de los pocos en los que “el mal” podía ganar. La misión del juego era atrapar un barril radioactivo antes de que explosionara. Para ello un jugador hacía de barril, pudiendo moverse por el tablero más o menos libremente y de forma invisible, si bien tenía que avisar de su situación cuando caía en determinadas casillas. Por otro lado el resto de participantes tenían que encontrar el barril utilizando determinados tipos de movimientos. El ganador era el que primero lo encontraba antes de que el barril explotase, siendo el vencedor en este último caso el jugador que manejaba el barril.

Tragabolas

Tragabolas

Quizás uno de los juegos más divertidos y preferidos de los niños de los 80 y 90. Producto también de MB, salió al mercado en Europa en 1978 y pronto se hizo tremendamente popular.

El mecanismo de juego era sencillo. En un cuadrilátero en donde había un  hipopótamo en cada lado, consistía en atrapar el máximo número de bolas que se tiraban en el tablero por parte de cada jugador, el cual se ayudaba de estos hipopótamos comedores de bolas.

Juego muy rápido, ruidoso y movido, ideal para los más pequeños en las tardes ociosas de fin de semana.

Party & Co

Party & Co

Lanzado por la española-holandesa Diset en 1993, este era un juego de mesa enfocado a un público más adulto que llegó a ser el juego español más vendido en el mundo.

La misión consistía en ganar una serie de retos divididos en colores diferentes, siendo el ganador aquel que gana todos los retos y, por lo tanto, se lleva las fichas de todos los colores. Permitía (y era muy recomendable) que cada grupo estuviera compuesto de varias personas, lo que le hacía un juego perfecto para disfrutarlo con grupos grandes de amigos o familiares.

A día de hoy este juego se sigue comercializando y, además, se han sacado multitud de versiones, muchas de ellas enfocadas a los niños.

También te puede interesar:

Los “inventos” más disparatados de los 80 (I)

Dibujos que marcaron nuestra infancia en los 80 y 90 (I)

Los 10 discos más vendidos de los 80

Los 10 juegos de fútbol más populares de los años 80 y 90

 

Los “inventos” más disparatados de los 80 (I)

Nintendo Power Glove

NintendoPowerGlove.jpg

Dentro de nuestro ranking nos encontramos con un disparatado invento de Nintendo, aunque realmente fue fabricado por la juguetera Mattel. En 1989 la compañía nipona decidió adelantarse al futuro con la creación de un guante de detección de movimiento para poder jugar a determinados videojuegos de la NES.

El resultado fue pésimo. El movimiento era muy mal captado por el guante y su traslación al juego era muy deficiente. Además, era muy complicado de manejar, lo que hacía prácticamente inexistente la diversión.

Se vendieron unas 100.000 unidades en EEUU y Japón (los dos únicos mercados donde se comercializó) y se lanzaron dos juegos específicos para este artefacto. Como era de prever, este enjendro sólo se mantuvo en el mercado un año.

Atari Touch Tablet

Atari Touch Tablet

¿Una tableta en el año 1984? Pues sí, la gran Atari lo hizo posible ya a principios de los 80. El concepto era muy diferente al que hoy todos tenemos en mente, ya que la Touch Tablet estaba diseñada exclusivamente para trabajos gráficos.

La tecnología de la pantalla era de tubos catódicos y se intecactuaba con ella utilizando un lápiz digital. Utilizaba un software propietario de Atari para que el usuario pudiera trazar líneas, dibujar, modificar resoluciones, borrar, mover objetos, etc. Quizás una buena idea lanzada demasiado pronto.

Commodore 1530 C2N Datasette

Commodore_1530_Datasette_VIC-20.jpg

¿Cuál era uno de los mayores inconvenientes de los Commodore? En gran parte era la imposibilidad de poder guardar datos e información una vez se apagaba el ordenador. Pues bien, el Datasette permitía almacenar y guardar datos, por lo que podías cargar programas y juegos desde esta unidad sin perder tus avances anteriores.

¿El problema? La velocidad de transferencia de datos era lenta, 50 bytes por segundo, lo que hacía interminables las cargas (un programa de unos 60k podía tardar 20 minutos) y, por tanto, las esperas. No obstante, era el año 1982, tampoco se podía pedir mucho más.

Tomy Racing Turbo Dashboard

Tomy Racing Turbo Dashboard

Cuando los niños en el año 1983 tenían ganas de jugar a conducir no tenían, por regla general, videoconsolas, ordenadores o internet para utilizar simuladores que aplacaran sus ganas de velocidad. Por eso este juego era tan preciado y se hacía tan espectacular en aquellos tiempos.

Creado por la juguetera japonesa Tomy (aunque fue reproducido por otras muchas empresas), se trataba de lo que podríamos denominar “consola” con una pantalla, palanca de cambios, llave de contacto, velocímetro y otras muchas lucecitas que hacían nuestras delicias.

La pantalla era muy básica, retroiluminada y donde siempre aparecía la misma carretera con los mismos obstáculos. Con el volante se podía mover el coche. Lo mejor era sin duda apagar las luces del cuarto y jugar en la oscuridad.

Yamaha SHS-10

Yamaha SHS-10

¿Un órgano con forma de guitarra? Por supuesto, en los 80 todo era posible. Lanzado a finales de esa década por la japonesa Yamaha, fue uno de los primeros órganos que los podías tocar como si fuera una guitarra.

Se componía de 32 teclas, altavoz y destacaba, además de por su forma, por su sintetizador de 25 voces (órgano jazz, piano, marimba, trompeta, etc). También contaba con una salida MIDI que permitía controlar equipamiento externo a través del órgano (como programas de edición de música por ordenador).

También te puede interesar:

Atari Jaguar. ¿Historia de una consola adelantada a su tiempo?

3 tecnologías de los 80 y 90 desarrolladas por Sony que usaste y acabaron muriendo

Nintendo Virtual Boy ¿La peor consola de la historia?