Los helados más populares de los años 80 y 90 (I)

 

Winner Taco (Frigo)

Winner_Taco

El Winner era bastante más pequeño que otros helados de la época. Tenía una cubierta de galleta y un interior de helado de vainilla con unas hileras de caramelo líquido  que nos hacía la boca agua. La parte de arriba estaba cubierta por chocolate con con almendra. Para desgracia para muchos, un buen día Winner Taco desapareció, pero dejó tras de sí un mito que, a día de hoy, todavía es recordado.

Patapalo (Miko)

Patapalo.jpg

La simpleza hecha mito (y éxito). El polo de toda la vida que venía en varios sabores y colores. Gustaba a los niños y también a los padres, que lo veían como una forma de que sus hijos comiesen “fruta”. Además, algunos de los palos del helado venían con premio (Patapalos gratis), lo que te llevaba a comprar más y más polos.

Mikoboy (Miko)

Mikoboy

Uno de los helados más bizarros que recuerdo. En teoría era la cara de un niño, la cual era de nata, y llevaba un sombrero extraño tipo marinero de chocolate. Los ojos y la boca eran de fresa y la nariz (ahí estaba la gran novedad y, a la vez, reclamo), era de un peculiar chicle verde.

Frigodedo (Frigo)

Frigodedo

Uno de los más demandados por los niños de los 80. Era un helado con la forma de una mano con el dedo índice levantado, lo cual provocaba bastante curiosidad a los chavales, lo que a su vez generó bastante demanda. Además, era completamente de fresa, lo cual era una novedad para la época.

Frigurón (Frigo)

Frigurón

Otro de los míticos dentro de la categoría “helado de hielo”. Tenía la forma de un tiburón de color azul que hacía las delicias de las mentes fantasiosas de los niños de los 80 y 90. Como pasaba con el Frigodedo, tenía un sabor diferente (piña) a lo que era habitual en aquel momento,  lo que ayudó a consolidarlo.

También te puede interesar:

Productos de alimentación de los 80 y 90 que han acabado desapareciendo (II)

Marcas y compañías de alimentación populares en los 80 y 90 que acabaron desapareciendo (II)

Marcas y compañías de alimentación populares en los 80 y 90 que acabaron desapareciendo (I)

 

Marcas y compañías de alimentación populares en los 80 y 90 que acabaron desapareciendo (II)

PMI

 

Los productos PMI tuvieron cierta presencia a finales de los años 80 y 90 gracias a la oferta de productos para el desayuno, su precio competitivo (especialmente si se comparaban con los de Pascual) y las numerosas campañas publicitarias que protagonizó en televisión.

PMI fue una marca lanzada por el grupo Pascual cuyo objetivo era, por un lado, lanzar productos más económicos para poder llegar a un espectro mayor del mercado y, por otro lado, poder comercializar una mayor producción de leche.

lechePMI.jpg

Así es, el origen de la comercialización de una segunda marca de leche Pascual era sacar al mercado la producción lechera que les llegaba a la central los viernes. Como uno de los principios de Pascual era que su leche tenía que ser envasada y distribuida en las 24 horas siguientes a su recogida, tenían problemas en comercializar toda la leche que llegaba los viernes al no tener empleados que trabajasen los fines de semana. Por ello, se pensó que si se creaba una nueva marca más barata podrían guardar esa leche los fines de semana para envasarla y comercializarla los lunes, es decir, pasadas 24 horas de su recogida.

PMI_yogurt

Si bien esa fue la causa de que Pascual crease una segunda marca “blanca” de leche, la compañía no se quedó ahí y aprovechó la enseña PMI para sacar toda una nueva gama de productos que se solapaban con los de su marca “madre” pero que eran algo más baratos, aunque para muchos, de bastante peor calidad.

pmizumos

En este sentido, se comercializó una línea de yogures o, mejor dicho postres lácteos (ya que no eran realmente yogures), que se caracterizaban por no necesitar refrigeración y cuyo sabor era bastante artificial, por lo que nunca tuvieron realmente éxito; una línea de cereales enfocados al público infantil bastante amplia, con toneladas de azúcar y sabor algo pastoso, que incluía los famosos Ñampa Zampa; y sus propios zumos, de varios sabores y presentaciones, pero que no alcanzaban ni de lejos a los de Zumosol.

Finalmente Pascual decidió abandonar la marca PMI en el año 2009, ahogada por los propios problemas financieros de la compañía y por la marca blanca, que empezaba a adueñarse de los lineales de los supermercados en España.

Starlux

La marca y los productos de Starlux estuvieron presentes en la mayoría de las cocinas españolas de los años 80 y 90, ya que contaba con algunos de los productos más populares de aquellas décadas.

STARLUX

Starlux fue en su origen una empresa italiana centrada en el mercado de las sopas de sobre, pero poco a poco se fue diversificando y se lanzó al mercado de las salsas de tomate, el caldo concentrado, infusiones y, como no, a la crema de chocolate.

tomator.jpg

Efectivamente, como olvidar el tomate frito Starlux o el tomate natural Tomator; las pastillas de caldo concentrado imprescindibles en aquellos años para preparar sopas; o la mítica Nocilla de nuestras meriendas.

Starlux fue comprada a mediados de los años 90 por Knorr la cual, a su vez, fue absorbida por Gallina Blanca, lo cual hizo que se perdieran la gran parte de los productos. De esta forma, Nocilla fue vendida a Nutrexpa, las pastillas de caldo fueron sustituidas por Avecrem y el tomate frito Starlux y el natural Tomator se abandonaron.

nocilla.jpg

Sin embargo, en el año 2016 Ybarra firmó un acuerdo comercial con Gallina Blanca para relanzar el tomate frito Starlux y Tomator, por lo que hoy en día es posible encontrar estos dos productos en las tiendas.

Avidesa

Avidesa fue una compañía con larga tradición empresarial en España y cuyo origen poco tiene que ver con los helados. En sus primeros años de existencia, a finales de los años 50, su actividad comercial se centró en la producción y comercialización avícola, si bien a mediados de los 60 se fue introduciendo en el mercado de los helados.

avidesa1.jpg

Fue tal el éxito de su negocio de helados que rápidamente la empresa se fue reorientando casi exclusivamente a este sector, dejando finalmente atrás la producción avícola a principios de los 80. La popularidad de la marca fue tal que protagonizaron algunos de los patrocinios más sonados de la época, llegando a ser el helado oficial del Mundial de Fútbol de 1982.

De esta época de los 80 destacan sus tarrinas de chocolate y vainilla, los helados de cucurucho (los Apolos), el Avi-cola, el Semaforito y, por supuesto, los sándwich de nata que estaban deliciosos.

semaforito.jpg

A finales de los 80 la compañía comenzó a atravesar serias dificultades económicas y de financiación, lo cual muchos achacaron  al esfuerzo que tuvo que hacer la empresa para pagar el rescate de Luis Suñer, fundador de la compañía, que fue secuestrado por ETA en 1981. Asimismo, pudieron influir la terribles inundaciones de Tous de 1982 que arrasaron la fábrica de Avidesa. Por ello, en 1991 el Banco Bilbao Vizcaya (actual BBVA) se hizo con Avidesa comprando la totalidad de sus acciones para a su vez volver a vender la compañía en 1993 a Nestlé, la cual ya contaba con Camy y Miko. Debido a ello, Nestlé decidió discontinuar la marca Avidesa y centrarse en aquellas otras dos marcas de helados.

avidesahelados.jpg

Marcas y compañías de alimentación populares en los 80 y 90 que acabaron desapareciendo (I)

 

Marcas y compañías de alimentación populares en los 80 y 90 que acabaron desapareciendo (I)

A todos nos vienen a la mente montones de alimentos y bebidas que solíamos comer y beber cuando éramos niños o adolescentes y que, sin darnos cuenta, acabaron desapareciendo de los lineales de los supermercados.

La desaparición de muchos de estos alimentos no tienen explicación lógica. Eran sabrosos, se vendían a todas horas, eran populares y sin embargo los liquidaron casi de manera fulminante.

Por ello, hemos decidido hacer un breve ranking de tres alimentos y bebidas que todos consumimos en los 80 y 90 que, al menos, nos gustaría volver a probar.

Fuitopia

fruitopia_retro

Corría el año 1994 cuando Coca-Cola lanzó una nueva bebida sin gas a base de frutas  para competir con Radical Fruit, de Pepsi. El concepto era bastante innovador para aquellos años, aunque no muy alejado de lo que ya venía haciendo Pepsi con su Radical.

La idea de Coca-Cola consistía en comercializar una bebida (refresco) de frutas sin gas, de originales sabores y muy enfocada en el público joven. En un principio ofrecía una imagen más conservadora (muy en línea con la casa comercializadora), aunque según fue pasando el tiempo se acercó mucho más al estilo desenfadado y psicodélico de Radical, en un intento desesperado por robar cuota de mercado a ésta. Sacaron un montón de sabores y todos ellos con sugerentes nombres como Mangozada a la mandarina o Pasión al melocotón. A decir verdad los sabores de Fruitopia estaban muy bien conseguidos y además eran percibidos como mucho más naturales que los de Radical.

Coca-Cola invirtió una ingente cantidad de dinero y recursos en promocionar Fruitopia en el mundo, llegando a los 30 millones de Dólares sólo en 1994. Incluso la revista Time nombró a esta bebida como uno de los 10 mejores productos de dicho año. Asimismo, llegó a un acuerdo con McDonald’s para que se incluyese a ese refresco como opción para sus menús.

Sin embargo, Fruitopia llegó demasiado tarde a un mercado colonizado por Radical Fruit y su cuota de mercado fue siempre bastante pequeña (en un mercado que de por sí no era muy grande). Por ello, a pesar de los esfuerzos en marketing, Coca-Cola decidió dejar de comercializar la bebida en varios países a finales de los 90, entre ellos España para apostar por su nueva línea de zumos, Minute Maid.

Fruitopia-featured_retro.jpg

Yogures Yoplait

Yoplait_retro.jpg

Lo primero que se debe precisar de Yoplait es que esta marca sigue existiendo fuera de España, fundamentalmente en Estados Unidos, México, Canadá, Francia o Reino Unido entre otros países, por lo que no estamos ante una completa desaparecida.

Yoplait fue una de las marcas de yogures más consumidas en España en los años 80 y 90, aunque es cierto que a finales de los 90 su consumo comenzó a caer de forma considerable, lastrada por la omnipresente Danone, que siempre fue su principal competidora.

Los sabores de estos yogures eran muy variados, coco, naranja, fresa, macedonia, natural y mi preferido, vainilla. Recuerdo especialmente este sabor como el mejor de todos los que se vendían y, por alguna razón, fue el primero en desaparecer.

Pero con independencia de sus sabores, Yoplait se hizo famosa por el gran número de regalos promocionales que sacó durante los años que estuvo a la venta. Vajillas, cristalerías, cubiertos, toallas, juegos y muchos otros productos que llenaron las casas españoles en las décadas de los 80 y 90.

Por desgracia, Yoplait decidió cesar su negocio en España en el año 2001 por la baja demanda de sus productos y al no haber podido conseguir comprador para su negocio.

Los Fistros de Matutano

fistros_retro2

Estos son unos grandes olvidados, pero basta con ver el dibujo de las bolsas para recordarlos inmediatamente. Los Fistros eran un snack muy parecido a los Bocabits (en realidad eran lo mismo) que salieron al mercado en el año 1994 y se vendían por 25 Pesetas.

El producto como tal no sorprendía, ya que no dejaban de ser Bocabits de toda la vida en una bolsa con la cara de Chiquito, pero hay que reconocer que nos hacían mucha gracia los dibujos de Chiquito y sobre todos sus tazos, que también venían personalizados con el popular personaje.

En definitiva, Matutano quiso aprovechar el tirón de Chiquito de la Calzada sacando un producto que ya existía pero utilizando hasta la extenuación la imagen del bueno de Chiquito.

Como era de esperar, el experimento no duró mucho, ya que se dejó de comercializar en ese mismo año 1994.

Fistros_retro.jpg

 

Chucherías de los 90: ¿Os acordáis del Kilométrico de Boomer?

Para todos aquellos aficionados a las chucherías, recordareis con añoranza el kilométrico de Boomer, unos de los mejores y más populares chicles en los recreos de los colegios en los 90.

Cuando salió al mercado, creo recordar que allá por 1990, fue  una revolución para todos los niños. Acostumbrados al  chicle con su típica forma rectangular, nos encontrábamos ante un formato que nos desconcertaba. ¡Un chiche plano que venía enrollado en forma de rueda y que era larguísimo! Tan largo que muchos de nosotros creíamos entonces que alcanzaba el kilómetro tal y como su propio nombre indicaba, lo cual, lógicamente, no era cierto.

chicle-boomer-kilometrico

Por supuesto que existían otros muchos tipos y marcas de chicles, incluso de la propia casa Boomer que, por cierto, aunque no los recuerdo como los mejores de la época, hay que reconocer que contaban con dos importantes ventajas. Por un lado, venían con una gran variedad de saberes: fresa, menta, manzana, piña, clorofila, manzana, melocotón ¡e incluso natillas! Por otro lado, eran más baratos que los de la competencia ya que costaban 5 pesetas mientras que el resto de marcas (Bubbaloo) solían valer el doble. Como contrapartida, su sabor duraba bastante poco en la boca, lo cual hacía que te tuvieses que tomar otro chicle casi de seguido.

chicles_boomer

Todo chaval que se llevaba un kilométrico al colegio era digno de admiración y todos queríamos que nos diese algún que otro centímetro de chicle. Cuando por fin conseguíamos que nuestros padres nos diesen dinero para comprar uno (que era bastante más caro que el Boomer normal) nos sentíamos el centro de atención de la clase y el recreo. Los compañeros y amigos sabían que teníamos el kilométrico y nos perseguían para que lo compartiésemos.

El problema que siempre vi a este chicle (aunque ya os digo que me encantaba el concepto), era el precio bastante elevado y que sólo se sacó al mercado en sabor fresa, lo cual hacía que te cansases bastante pronto de repetir el mismo sabor.

El Kilométrico de Boomer ha seguido en el mercado hasta el día de hoy, no sin pasar por varias vicisitudes. Como muchos de vosotros sabréis, la empresa que lo comercializaba y continúa haciéndolo (Wrigley) dejó de producir los chicles Boomer pero aunque ha mantenido el Kilométrico (e introducido incluso un nuevo sabor de Cola), ni el sabor, la longitud, el envoltorio ni siquiera el nombre (ahora se llama Maxiroll) son lo mismo, habiendo bajado para mi gusto bastante la calidad.

maxiroll_boomer_chuches_80_90.jpg

Por último, comparto con vosotros un vídeo de Youtube que os hará recordar vuestros mejores años,¡el anuncio del Kilométrico del año 1990!: