Los 5 juegos de mesa más populares de los 80 y 90 (I)

Hotel

Hotel

Un gran juego lanzado en el año 1986 por MB y cuya temática era muy similar al Monopoly aunque, para el gusto de muchos jugadores, mucho más divertido. Al igual que en aquél, el objetivo es comprar terrenos y construir hoteles para que el resto de jugadores cayeran en ellos y tuviesen que pagar la correspondiente estancia.

Aunque la forma de juego podía ser similar al Monopoly, el tablero era mucho más colorido, teniendo asimismo edificios de cartón más grandes y “realistas” que simulaban a los hoteles.

A finales de los 90 MB lo retiró del mercado, aunque hoy en día es posible volverlo a comprar por medio de la juguetera Asmodeé que ha lanzado, previo pago de licencia, la versión Hotel Tycoon, prácticamente igual pero con otro estilo más moderno (y con materiales de bastante peor calidad que el original).

Ahorcado

Ahorcado

Uno de los más básicos pero más legendarios juegos de mesa, también producido por la multinacional MB. Se trataba simplemente de la traslación del clásico juego al mundo de los juegos de mesa. La temática era la misma, si bien se incluían unas fichas con letras pintadas y dos tableros para que cada jugador fuese colocando dichas letras. Por supuesto, tenía un mecanismo para simular las diferentes fases del ahorcado.

Alerta Roja

Alerta Roja

Quizás no era uno de los más divertidos ni más populares, pero sin duda ocupó muchas de las estanterías o armarios donde se guardaban los juegos en los años 80 y 90. Fue producto de la española CEFA.

Uno de los pocos en los que “el mal” podía ganar. La misión del juego era atrapar un barril radioactivo antes de que explosionara. Para ello un jugador hacía de barril, pudiendo moverse por el tablero más o menos libremente y de forma invisible, si bien tenía que avisar de su situación cuando caía en determinadas casillas. Por otro lado el resto de participantes tenían que encontrar el barril utilizando determinados tipos de movimientos. El ganador era el que primero lo encontraba antes de que el barril explotase, siendo el vencedor en este último caso el jugador que manejaba el barril.

Tragabolas

Tragabolas

Quizás uno de los juegos más divertidos y preferidos de los niños de los 80 y 90. Producto también de MB, salió al mercado en Europa en 1978 y pronto se hizo tremendamente popular.

El mecanismo de juego era sencillo. En un cuadrilátero en donde había un  hipopótamo en cada lado, consistía en atrapar el máximo número de bolas que se tiraban en el tablero por parte de cada jugador, el cual se ayudaba de estos hipopótamos comedores de bolas.

Juego muy rápido, ruidoso y movido, ideal para los más pequeños en las tardes ociosas de fin de semana.

Party & Co

Party & Co

Lanzado por la española-holandesa Diset en 1993, este era un juego de mesa enfocado a un público más adulto que llegó a ser el juego español más vendido en el mundo.

La misión consistía en ganar una serie de retos divididos en colores diferentes, siendo el ganador aquel que gana todos los retos y, por lo tanto, se lleva las fichas de todos los colores. Permitía (y era muy recomendable) que cada grupo estuviera compuesto de varias personas, lo que le hacía un juego perfecto para disfrutarlo con grupos grandes de amigos o familiares.

A día de hoy este juego se sigue comercializando y, además, se han sacado multitud de versiones, muchas de ellas enfocadas a los niños.

También te puede interesar:

Los “inventos” más disparatados de los 80 (I)

Dibujos que marcaron nuestra infancia en los 80 y 90 (I)

Los 10 discos más vendidos de los 80

Los 10 juegos de fútbol más populares de los años 80 y 90

 

Los 10 regalos más deseados en los Reyes de los años 80 y 90

Ya casi están aquí los Reyes Magos y con ellos los tan ansiados regalos para los niños y no tan niños. Reconozcámoslo, por mucho que se esté poniendo de moda y se vaya introduciendo la tradición de Papa Noel, los nacidos y criados en los años 80 y 90 siempre tendrán como referencia a sus majestades de Oriente.

Echemos la vista atrás, a los queridos años 80 y 90, a nuestra infancia y pre-adolescencia. Todos esperábamos ansiosos el mágico día de los Reyes Magos y, por supuesto, todos los niños de la época teníamos una serie de juguetes estrella que nos moríamos por que nos regalasen los Reyes.

Para recordar aquellos juguetes para los niños y niñas de los 80 y 90, hemos creado el siguiente listado:

Barco Pirata de Playmobil

pirate-ship-box-00.jpg

El sueño dorado de muchos de los niños de los 80 y 90 era tener el barco pirata de Playmobil. Si ya lograbas meterlo a una piscina y jugar podías morir tranquilo.

Mi Pequeño Pony

pequeñoPony.jpg

Se puso muy de moda. Imprescindible el peine para cepillarle.

Scalextric

scalextric.jpg

Decir Scalextric es referirse al regalo estrella de muchas generaciones. Los había de todos los tamaños y tipos. El problema era el espacio para colocarlo.

Tente

tente1.jpg

Un imán para los pequeños de los 80 y 90. La diversión y el entretenimiento durante horas estaba asegurado.

La casa de los Pinypon

pinypon.jpg

Estas curiosas figuras cabezonas eran muy apreciadas y si disponías de su casa podías invitar a todos tus amigos para jugar juntos.

Bicicleta BH

bh

¿Quién no soñó con tener una bicicleta BH? En la ciudad era un poco difícil tenerla pero era clave para las estancias en el pueblo.

Furby

furby.jpg

Curioso muñeco. A nuestras madres no le gustaba mucho el aspecto pero a nosotros nos encantaba.

Moto Feber Paris-Dakar

feber.jpg

Uno de aquellos juguetes inalcanzables. Por mucho que se pedía nunca llegaba.

El coche de Barbie

cochebarbie

Tener la Barbie era algo casi obligado. Que te trajeran el coche era un lujo.

Meccano

meccano.jpg

Perfecto ejemplo de juguete didáctico, el cual ayudó a muchos niños y niñas a interesarse por la ingeniería.

 

Juguetes de nuestra infancia: Si no son Micro Machines, no son los auténticos!

Sin saber muy bien por qué, mientras hoy iba por la carretera conduciendo me ha venido a la mente uno de mis juguetes favoritos de la infancia, los Micro Machines.

¿Quién de los nacidos en los 80 o 90 no recuerda los Micro Machines (especialmente de los chicos, que éramos los que más afición teníamos a los coches por aquel entonces)?  Los Micro Machines se empezaron a fabricar en 1980 por una compañía llamada Galoob, posteriormente adquirida por Hasbro y se siguieron comercializando hasta principios del 2000, donde la demanda por estos juguetes bajó hasta niveles no rentables para seguir produciéndolos. En España tuvieron su apogeo a principios de los 90.

Lo que marcaba la diferencia de estos coches y los hacía tan especiales (y deseados), sobre todo si los comparamos con los clásicos de Hot Wheels o Matchbox, era que estaban fabricados en una escala mucho más pequeña (1:152), lo cual ya les hacía diferenciarse notablemente de los de la competencia. De igual forma, influía que nunca antes habían llegado al mercado coches tan pequeños para jugar  (esas escalas estaban reservadas a coches de colección) y eso hacía que a todos nosotros nos impulsase una fuerza irresistible a tener cuantos más mejor.

micro_machines_retro_nostalgia2.jpg

Otra cosa que los hacía especialmente atractivos era que muchos de los modelos de coches no eran inventados, sino que eran reproducciones de marcas y modelos reales. Recuerdo que había reproducciones de Ferrari, Porsche, Corvette,  Audi, Mercedes, Volkswagen y un largo etcétera de coches americanos poco conocidos para mi en aquel momento.

También era habitual que se sacasen al mercado series de coches de temáticas diferentes. Por ejemplo, había series de coches de carreras, de fórmula 1, todo terrenos, deportivos, descapotables, clásicos, etc, lo cual fue una estrategia muy inteligente puesto que impulsaba a coleccionar las diferentes series.

Pero no sólo se limitaban los Micro Machines a los coches, sino que también sacaron motos, camiones, helicópteros, aviones, tanques e incluso modelos de Star Trek, Star Wars, Babylon 5, Power Rangers y muchos otros. Más tarde incluso comercializaron sets completos como ciudades, aviones, camiones plegables de gran tamaño donde podías jugar con tus Micro Machines aunque, la verdad, estos kits de juego no tuvieron mucho éxito, al menos en España.

Micro_Machines_sets.jpg

Los Micro Machines en el recreo del cole

Era curioso, pero cada niño tenía una forma diferente de jugar con ellos. A mí lo que me gustaba era hacer competiciones de coches junto a mis amigos. Nos poníamos en los recreos del colegio y montábamos unos circuitos en el suelo pintados con tiza. Cada uno tenía un coche y, por turnos, teníamos que ir impulsándolos como si fuesen chapas. El que llegase el primero a la meta ganaba y el último perdía su Micro Machine, que se lo tenía que dar al ganador.

Otros directamente jugaban de la forma clásica, es decir, llevando el coche con la mano por el suelo y demás barandillas, especialmente por estas últimas donde se jugaba bastante bien debido al tamaño de los coches. Los más sibaritas no jugaban con ellos sino que los coleccionaban y los exhibían a los amigos en el colegio, lo cual nunca entendí porque lo divertido era jugar con ellos.

Los videojuegos de los Micro Machines

La popularidad de los Micro Machines fue tal a finales de los 80 y principios de los 90, que tuvieron su propia saga de videojuegos desarrollados por Codemasters (salvo el último, Micro Machines V4 desarrollado por Supersonic Software pero distribuido por Codemasters).

El primer juego salió en el año 1991 para la NES, convirtiéndose un par de años más tarde a las portátiles de la época (Game Boy y Game Gear) y a la SNES debutando en los 16 bits. Su temática, como no podía ser de otra forma, era de carreras donde diferentes Micro Machines competían en diversos lugares o rincones de una casa (como una bañera o una mesa). El juego era muy divertido, lleno de colorido y que enganchaba fácilmente, especialmente por los diferentes escenarios repletos de detalles. La velocidad estaba igualmente muy conseguida y la física del juego era muy decente para la época.

Micro_Machines game intro.jpg

Micro_Machines game.jpg

Si bien es cierto que le han seguido más de ocho entregas posteriores para casi todas las consolas y PC, la gran mayoría de ellas fueron bastante mediocres, por lo que me quedo sin duda con la primera entrega de la serie que para mi es un auténtico clásico.