Locas modas pasajeras de los 80 y 90

Los chupetes de la suerte

CHUPETES DE LA SUERTE.jpg

Dentro de las modas absurdas, sin duda esta se encuentra en las primeras posiciones. A principios de los 90 comenzó a hacerse popular entre los pre-adolescentes y, especialmente en el verano, coleccionar una suerte de mini chupetes de plástico de diversos colores que se compraban en los quioscos. Por supuesto, para que todo el mundo fuera consciente de la incalculable colección de chupetes de la suerte de cada uno, se solían llevar en los llaveros o unidos entre sí formando pulseras o collares.

Riñoneras

Roñorenas_retro_moda_80_90

¿Quién no llevó en aquellos días de los 80 y 90 una buena riñonera? Todo el mundo llevaba una, niños, adolescentes, adultos y abuelos, cada uno tenía la suya. Había riñoneras de todos los colores (aunque predominaban las de colores fosforitos), formas (cuadradas, rectangulares) y tamaños (llegaron incluso a comercializarse riñoneras gigantes que parecían mochilas pegadas a tu cintura).

Combinaban con todo. Ya podías ir con chándal, un vaquero o con algo más elegante. Daba igual. El caso era ponerse una de estas maravillas y el estilo entraba en tu cuerpo de forma inmediata. Pero no sólo eso, te permitían guardar todo lo que quisieses dentro sin utilizar tus bolsillos, previniendo pérdidas, caídas o robos de llaves, dinero o cualquier cosa que se te ocurriera (que muchas veces eran chucherías).

Ponerse pins o chapas de cualquier cosa

Pins.jpg

Los pins tuvieron su punto álgido en la primera mitad de los 90. Era raro que un niño o pre-adolescente saliera a la calle sin adornarse la solapa, gorra o riñonera con sus pins o chapas favoritos. Había millones de modelos, formas y temáticas diferentes. Fue un auténtico boom. Igual que los pen drives o memorias USB tuvieron su apogeo a finales de la primera década del 2000 como soporte publicitario, los pins eran la forma habitual de promocionar productos, cantantes, compañías o cualquier cosa que te pudieras imaginar.

Llevar peto

Petos-años-90.jpg

El peto era la prenda de moda especialmente en los 80, aunque también perduró hasta bien entrados los 90 y ahora, atención, amenazan con volver. ¿Por qué todo el mundo llevaba peto? No se sabe, es un verdadero misterio, pero lo cierto es que desde niños hasta adultos vestían esta curiosa prenda. La versión más habitual era de fabricada en tela vaquera, pero se acabaron haciendo de todo tipo de material. A partir de ahí se crearon modas paralelas de llevar el peto, cada cual más espantosa, como dejar caído uno de los tirantes o llevarlo sin camiseta debajo, a pecho descubierto (normalmente los hombres).

Llevar las anillas de las latas de refrescos en las zapatillas

anillas_latas_90s.jpg

Otras de esas inexplicables modas de los 90 que se hicieron muy populares y que hoy nadie tendría el valor de seguir. Pues sí, hubo un tiempo en el que quitar la anilla a una lata de Coca-Cola y ponértela en los cordones de las zapatillas era considerado como algo moderno y “trending”. Por supuesto, si acumulabas varias anillas y te las ponías al mismo tiempo era mucho mejor y más completo tu atuendo. Además, había otras vertientes como hacer collares y pulseras con ellas.

También te puede interesar:

5 productos de McDonald’s comercializados en los 80 y 90 que fueron un fracaso (I)

Los “inventos” más disparatados de los 80 (I)

5 modelos de zapatillas que todos queríamos tener en los 90

3 tecnologías de los 80 y 90 desarrolladas por Sony que usaste y acabaron muriendo

Virgin Cola. El intento de destronar a Colca-Cola y Pepsi que nunca llegó a España

5 modelos de zapatillas que todos queríamos tener en los 90

Pocas cosas podían ser más atractivas para un niño/pre-adolescente de los 90 que llevar una zapatillas último modelo con el nombre de sus mayores ídolos de la NBA. Calzarlas suponía un éxito asegurado en el patio del colegio.

Por desgracia no todos podíamos permitirnos unas zapatillas como estas, pero al menos disfrutábamos pensando que algún día tendríamos deportivas como éstas:

Reebok Pump D-Time – Dee Brown

pump

Las inconfundibles Reebok Pump. Salieron al mercado en 1989 como una línea específica de Reebok que se caracterizaba por su revolucionario sistema de inflado de la lengüeta de la zapatilla a través de un botón con forma de balón de baloncesto.

Las Pump D-Time – Dee Brown salieron al mercado en 1993 después de que Dee Brown ganase el concurso de mates de la NBA en 1991 con un salto con los ojos vendados y tras haber inflado sus Pump delante de una audiencia de millones de personas.

Nike Air Raid – Tim Hardaway

nike Air Raid.jpg

Míticas entre las míticas, las Nike Air han marcado tendencia desde que en 1982 salió el primer modelo (las Air Force One).

En concreto las Nike Air Raid – Tim Hardaway fueron lanzadas en 1992 y diseñadas fundamentalmente para el baloncesto callejero, teniendo una gran repercusión en el público urbano y juvenil de las grandes ciudades norteamericanas.

También fueron memorables los anuncios protagonizados por Spike Lee y el propio jugador de los Golden State Warrior promocionando las zapatillas.

Fila 95 – Grant Hill

fila95.jpg

Fila nunca llegó a tener fama parecida a la que pudieron gozar Nike o Reebok en los 90, pero Fila también quiso hacerse un nombre en el mundo de las zapatillas de los años 90.

Lanzadas en 1995,  utilizaron el nombre y la imagen de Grant Hill que por aquel entonces jugaba en los Detroit Pistons. Fue una gran apuesta de Fila y con las Grant Hill alcanzaron una gran cota de popularidad. Por desgracia fur algo más bien pasajero.

Converse Aero Jam – Larry Johnson

converse-aero-jam.jpg

Quizás no fueron demasiado conocidas en Europa, pero estas zapatillas tuvieron un público fiel en Estados Unidos.

Tal y como sucedía con Fila, Converse quiso hacerse su hueco en el lucrativo mercado de las deportivas, diversificando su modelo tradicional de negocio. Lo intentó con gran ahínco en los 90 y las Aero Jam fueron un excelente intento lanzado en 1993.

Nike Air Jordan VI

nike-air-jordan6-noir.jpg

Poco más se puede decir de estas zapatillas que no se haya dicho ya. Para muchos el mejor jugador de baloncesto de la historia dio nombre a las mejores deportivas de la historia.

Este modelo se sacó al mercado en 1991, justo cuando Michael Jordan ganó su primer campeonato de la NBA. Para muchos las Air Jordan más bonitas de la historia (y eso que se siguen renovando).

También te puede interesar:

Los 10 discos más vendidos de los 80

5 de las series de acción más populares (y recordadas) de los años 80

Los 5 coches coupés “asequibles” más deseados de los años 90

Las 10 películas más taquilleras de los años 80

Las 10 películas más taquilleras de los años 80

Aquella ropa de los 80 y 90 que amabas y ahora jamás te pondrías (Parte I)

Seguro que todos vosotros habéis pensando en alguna ocasión cuando ojeáis vuestras viejas fotos de los 80 y los 90 lo ridículos que estabais con la ropa, calzado y demás complementos que llevabais puestos. Tranquilos, no sois los únicos, a todos nos pasa cada vez que nos vemos inmortalizados en aquellas instantáneas.

Las modas cambian una barbaridad y lo que hace unos años nos parecía el último grito ahora no nos pondríamos ni locos. Los años 80 y 90 son especialmente ilustrativos de estas modas pasajeras ya que tuvieron varios hitos difíciles de igualar.

Todos nos acordamos de aquella ropa que se ponía de moda en el colegio y que estábamos como locos porque nos comprasen y, una vez nos la compraban, no dejábamos de ponérnosla. Pero iba más allá de la ropa, hubo auténticos complementos que marcaron época.

Por supuesto que pronto nos cansábamos y sin tardar mucho salía una nueva moda, dejando automáticamente de interesarnos todo lo que nos habían comprado y que nos poníamos con tanto orgullo, pero al fin y al cabo en eso consisten las modas.

Por eso y, para recordar un poco aquellas modas, vamos a hacer un pequeño ranking (que continuaremos en una próxima entrada del blog) de aquellos ropajes y demás complementos que se pusieron de moda en los 80 y los 90.

1.- Cazadoras de plumas sin mangas

Regreso al Futuro.jpg

Una de las prendas de ropa más características de aquellos años fueron las cazadoras de plumas, aunque para mi siempre fueron especialmente destacables las que no llevaban mangas y se llevaban a modo de chaleco.

Esta moda se inició, seamos sinceros, gracias a la mítica película Regreso al Futuro (1985) y a su protagonista Marty McFly, que vestía este atuendo durante la misma. Era la típica prenda molona, de la que te gustaba presumir en el colegio (cuando tus padres te dejaban llevarla, que no era siempre, porque solía ser bastante cara y no era plan que se rompiese a la primera de cambio), que marcaba la diferencia cuando tú la llevabas puesta y el resto de tus compañeros no.

A mi, sin embargo, nunca me convenció y jamás me puse una cazadora de este tipo. Siempre me pareció algo ridículo ir con una cazadora sin magas. En realidad, ¡no tenía sentido! Se supone que las cazadoras son para abrigarte y por tanto, ¿por qué tenías que pasar frío en los brazos? Típica prenda que no valía ni para el invierno, verano ni entretiempo.

Por suerte fueron desapareciendo poco a poco, aunque todavía a día de hoy se venden y se puede ver a gente (valientes) llevando una de estas.

2.- Riñoneras

Roñorenas_retro_moda_80_90

Este complemento (al que yo llamaría EL COMPLEMENTO) merece mención especial, ya que realmente era y es el icono de los 80 y gran parte de los 90.

Y yo me pregunto, ¿Quién no llevó en aquellos días una buena riñonera? Todo el mundo llevaba una, niños, adolescentes, adultos y abuelos, cada uno tenía la suya. Había riñoneras de todos los colores (aunque predominaban las de colores fosforitos), formas (cuadradas, rectangulares) y tamaños (llegaron incluso a comercializarse riñoneras gigantes que parecían mochilas pegadas a tu cintura).

Combinaban con todo. Ya podías ir de chándal, con un vaquero o con algo más elegante. Daba igual. El caso era ponerse una de estas maravillas y el estilo entraba en tu cuerpo de forma inmediata. Pero no sólo eso, te permitían guardar todo lo que quisieses dentro sin utilizar tus bolsillos, previniendo pérdidas, caídas o robos de llaves, dinero o cualquier cosa que quisieses meter dentro (que muchas veces eran chucherías).

Se hicieron tan populares que las acababan regalando por cualquier cosa. Las marcas las daban a puñados y llegó un punto en que todos parecíamos carteles publicitarios andantes. Daba igual. Había que llevar una y el que no la llevaba simplemente era un poco raro.

3.- Pantalones anchos y bombachos

McHammer_moda_80s.jpg

Otro de los clásicos de los 80 (en los 90 se veían mucho menos) eran los pantalones anchos y, para aquellos más atrevidos, los pantalones bombachos.

Quizás la moda vino por medio del famoso MC Hammer y sus típicos pantalones, pero lo cierto es que nadie se ponía pantalones de su talla en los 80, a todo el mundo le quedaban anchos (décadas más tarde se puso de moda el extremo opuesto, los pantalones pitillo, que a su vez tuvieron su punto álgido en los 70). Da igual que fuesen pantalones vaqueros, de chándal o de vestir, sobraba tela por todos lados.

Eran otros años, los amados 80, había más libertad estilística (al menos aparente) que ahora. La gente iba como le daba la gana y una muestra de ello eran estos pantalones que a nadie le quedaban bien, pero por aquel entonces no lo sabíamos. Ahora sí lo sabemos, pero nos da igual, son entrañables…

4.- Hombreras

Locomia_moda_80s

Otro clásico de los 80 y principios de los 90. Si con los pantalones bombachos teníamos como referente a MC Hammer y con los plumas sin mangas a Marty McFly, los grandes exponentes y precursores de las hombreras fueron, como no, LocoMía.

Nadie se explica cómo pudieron ponerse de moda, pero lo cierto es que fueron muy populares y se combinaban con casi cualquier tipo y estilo de ropa: camisas, blusas, americanas, cazadoras, etc.

Tampoco se podía decir que su uso estuviese limitado al hombre o a la mujer. Ambos las utilizaban por igual, y es que ayudaban perfectamente a constituir un torso en forma de triángulo invertido, como marcaban los cánones de la época.

Lo gracioso del tema estaba cuando las hombreras se desprendían y acababan perdidas, lo cual era un auténtico problema porque la camisa o blusa en cuestión quedaba inutilizada hasta que no se compraba otra hombrera nueva. No era plan de llevar una hombrera en un hombro y el otro sin nada.

5.- Calentadores

calentadores_moda_80s.jpg

Los calentadores tenían, en un primer momento, su público fiel, que los utilizaba para ¿calentarse? mientras practicaban gimnasia o ballet. Entiendo que pudiese ser un accesorio útil para mantener la parte baja de las piernas a una temperatura óptima para el deporte, pero de ahí a convertirse en un accesorio de moda…¿Cómo pudo suceder?

Básicamente la “culpa” la tuvieron Madonna y, como no, la película Flashdance, haciendo de este accesorio de deporte algo común en la moda de los 80. No era raro ver por la calle mujeres con calentadores encima de pantalones o incluso llevando falda.

Los colores con los que se hacían los calentadores tampoco se quedaban atrás. Por supuesto todos eran chillones, brillantes y fosforitos. Los amarillos y rosas eran las estrellas, pero había tanto mercado que los colores que se utilizaban eran casi infinitos.