5 anuncios clásicos de los 80 y 90 que se han convertido en parte de la Navidad

Parece mentira, pero otro año más, las Navidades ya están aquí y, con ello, las luces, los regalos, las aglomeraciones, la ilusión y, por supuesto, la publicidad navideña.

Sin duda los años 80 y 90 fueron años clave en la publicidad y, como no, se crearon grandes spots de Navidad cuyo recuerdo ha perdurado hasta nuestros días. Por ello y, aunque hay muchos más, hemos reunido en una lista cinco de los anuncios de navidad más míticos de los años 80 y 90.

Las muñecas de Famosa (1972-2013)

Si escribimos la frase  “Las muñecas de Famosa se dirigen al portal” seguramente mientras la leamos nos sonará al mismo tiempo en nuestro cerebro aquella canción que hizo ganar una tremenda popularidad a la juguetera Famosa.

En realidad no estamos ante un sólo anuncio sino ante una saga de ellos lanzados durante diferentes años entre 1970 y 2013 y, aunque la estructura del anuncio ha ido cambiando a lo largo de los años, la canción se ha mantenido prácticamente intacta durante todo este tiempo.

Si bien en los primeros años el anuncio se caracterizaba por que las niñas (sí, sólo salían niñas) y las muñecas se dirigían al Portal en una suerte de villancico navideño (especialmente en la publicidad de los 70 donde las muñecas andaban solas), poco a poco el anuncio se fue modernizando (especialmente a partir de 1994) suprimiéndose el Belén, ampliando la gama de juguetes, incluyendo a niños y utilizando une escenario menos religioso. Asimismo, se cambió levemente la letra de la canción y en lugar de referirse a “Las muñecas de Famosa” lo hacía a “Los Juguetes de Famosa”.

Freixenet (1997 – actualidad)

Al igual que sucedía con el anuncio de las muñecas de Famosa, Freixenet es un clásico de las navidades desde 1977, tanto que en España lo podemos considerar como un elemento más de la Navidad.

Aunque es cierto que hoy pasa mucho más desapercibido, en los 80 y los 90 el anuncio de Freixenet era un acontecimiento único y esperado. Todo el mundo quería para verlo el día del estreno como si fuera el estreno de una gran película (el anuncio incluso llegaba a tener publicidad previa informando del día y la hora del estreno).

Los anuncios de Freixenet destacaban fundamentalmente por tres cosas, por constituirse como un referente de la Navidad como tal, por la larga duración que solían tener algunos spot y, por supuesto, por los grandes artistas y deportistas que salían en ellos y que normalmente habían tenido especial protagonismo en el año en cuestión.

Por poner algún ejemplo, participaron en los anuncios de Freixenet Gene Kelly (1981), Plácido Domingo (1984), Paul Newman (1989), Sharon Stone y Antonio Banderas (1982), Kim Basinger (1993), Alejandro Sanz (1998) y otros muchos.

El anuncio navideño de Freixenet sigue renovándose y apareciendo en cada Navidad, si bien en los últimos años ha perdido gran parte de su popularidad y, para que engañarnos, los artistas que los han protagonizado  en los últimos años no alcanzan, ni de lejos, la relevancia de los de antaño.

El Almendro (finales de los  80 – actualidad)

Otro de los míticos de estas fechas es turrón El Almendro, que cada navidad vuelve con su anuncio. Como la gran parte de esta lista, estamos ante un conjunto de anuncios que se han ido renovando cada ciertos años.

La publicidad de El Almendro comienza a finales de los años 80 y pronto se empieza a hacer popular gracias a la temática y su característica música y letra “vuelve a casa, vuelve, por Navidad”, slogan que se ha convertido en uno de los más famosos de la publicidad española.

El anuncio como tal ha ido cambiando desde los años 80, aunque su concepto y estructura ha sido siempre la misma, el reencuentro familiar en Navidad a través del regreso por estas fiestas de un miembro de la misma. La música y la letra de la canción se han mantenido durante todos los anuncios, siendo esta la clave de que esta marca siga siendo recordada por todos nosotros.

Lotería de Navidad (1998 – actualidad)

Los anuncios de la Lotería de Navidad se hicieron un hueco en nuestro imaginario colectivo de una forma muy rápida ya acabando casi el siglo XX. Concretamente y, aunque los anuncios de la lotería han continuado hasta hoy, todos nosotros los relacionamos con el famoso “Calvo de la Lotería”.

Efectivamente, como el anuncio de Freixenet o El Almendro, el  “Calvo de la Lotería” ha sido durante muchos años emblema de la Navidad, específicamenteentre 1998 y 2005 que fueron los años en el que su protagonista, Clive Arrindell, participó en los mismos.

El anuncio cambiaba cada año, aunque el concepto ha sido parecido, siempre en blanco y negro, el personaje encarnado por Clive Arrindell repartía magia y suerte a todos los que pasaban a su alrededor en un inconfundible ambiente navideño lleno de ilusión.

 

A partir de 2005 los anuncios cambiaron totalmente de temática, abandonando los mismos el famoso “Calvo” y variando de año en año con resultados dispersos y alguna que otra vez polémicos (sólo hace falta recordar el anuncio de la Navidad de 2014 con Montserrat Caballè, Raphael, Bustamante, Marta Sánchez y Niña Pastori).

Airtel (1999)

Spot enclavado ya casi en el 2000, pero también muy recordado en estas fechas. Edu, un niño de unos 8 0 9 años comienza a llamar como un loco a todo el que encuentra en la guía telefónica felicitando la navidad con el ya clásico, “Hola soy Edu, feliz navidad”.

Lógicamente el mensaje del anuncio radicaba en lo barato de las tarifas de la extinta Airtel (adquirida por Vadofone), con la que podías pasar horas y horas hablando por teléfono a bajos precios (en aquel entonces lo de las tarifas planas era una quimera).

La coletilla de “Hola soy Edu, feliz navidad” fue lo más repetido en aquellas navidades de 1999. Llegó a repetirse tanto que hasta llegó a hartar.

Desde luego la campaña de Airtel fue todo un éxito, y una prueba de como es posible hacer publicidad sencilla y capaz de formar parte del recuerdo colectivo de todo un país por muchísimos años.

Anuncios televisivos de los años 80 y 90 que han dejado huella hasta hoy (Parte II)

Volvemos con una nueva entrada sobre publicidad. Hace unas semanas hicimos un pequeño ranking de los anuncios televisivos de los años 80 y 90 que más nos habían marcado, bien por que nos gustaron especialmente, por su popularidad o porque realmente se convirtieron en iconos publicitarios que han llegado hasta nuestros días.

Pues bien, hoy nos proponemos volver a elaborar un pequeño listado con otros tres de los anuncios que más recordamos de aquellas gloriosas décadas:

Pezqueñines no gracias – Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (1992)

Si hubo una coletilla tatareada hasta la extenuidad a principios de los 90 esa fue la que surgió con este anuncio, “Pezqueñines no gracias, debes dejarlos crecer“. Estoy seguro de que habéis canturreado su característico soniquete mientras lo leíais.

El spot era bastante sencillo y se utilizó animación para desarrollarlo. Un conjunto de pequeños peces que se suponían bebés (con su chupete y todo), cantaban una y otra vez la necesidad de “dejarlos crecer“, acompañados igualmente de una pegadiza melodía.

El anuncio  tenía como objetivo concienciar a la sociedad española de los efectos perjudiciales que para el ecosistema marino tenía pescar y consumir peces de pequeño tamaño. La campaña estaba impulsada por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de la época.

Mitsubishi Montero – Mitsubishi (1994)

Para mi gusto estamos ante uno de los anuncios más icónicos de los años 90. El spot realmente se rueda en una sola toma, la de un anciano entrañable que, dentro de su aislada casa, va haciendo una serie de preguntas a un “explorador” que hasta allí llega con su Mitsubishi Montero y que se pasa todo el anuncio comiendo sin parar.

A partir de ahí el venerable abuelo no deja de hacer preguntas al explorador, las cuales denotan lo aislado del mundo que ha estado durante muchos años.Ciertas expresiones y preguntas que salían en el spot y que hacía el anciano se hicieron muy populares, como ¿”y Franco qué opina de esto“? o “¿y el Madrid qué, otra vez campeón de Europa, no?”

Publicidad muy efectista que, con un gran sentido del humor, consiguió hacer llegar el mensaje de una forma muy clara: donde llegaba el Mitsubishi Montero no llegaba nadie.

Si bebes, no conduzcas – Dirección General de Tráfico (1985)

Anuncio ochentero a más no poder. El spot combina todo lo que gustaba en los años ochenta, un coche descapotable, un famoso cantando (como era Stevie Wonder en este caso) y una música marchosa. ¿El resultado? Una de las campañas de publicidad más recordadas.

El contar con Stevie Wonder, una de las mayores estrellas del momento, y que él mismo cantase y se atreviese a hablar en español (con un acento terrible, dicho sea de paso), supuso un hito en el momento y ayudó de forma extraordinaria a concienciar al español de la época de que no se podía conducir bajo los efectos del alcohol (algo que muchos siguen sin entender a día de hoy)

Por supuesto, el anuncio también creó polémica, ya que hubo voces que tildaron como poco correcto que una persona ciega protagonizase un anuncio dirigido a conductores, pero no importa, el anuncio es fantástico y se seguirá recordando por muchos años.

También te puede interesar:

5 anuncios televisivos de los años 80 y 90 que han dejado huella hasta hoy

Las 10 películas más taquilleras de los años 80

Aquella ropa de los 80 y 90 que amabas y ahora jamás te pondrías (Parte I)

 

5 anuncios televisivos de los años 80 y 90 que han dejado huella hasta hoy

Siempre he pensado que la publicidad tiene algo mágico y es que con el paso del tiempo te ayuda a transportarte a otra época y otros años. Cuando veo un anuncio de los años 80 y 90 siento como si viajara a mi niñez y adolescencia y, de repente, me vienen a la mente un montón de recuerdos y sensaciones propios de aquellos años.

Quizás sea nostalgia (muy posiblemente), pero tengo la sensación que la publicidad de aquellos años era mucho más emotiva, jugaba más con los sentimientos y emociones que la publicidad actual, que se decanta más por el impacto momentáneo que por una emoción duradera. De hecho, si nos preguntaran por aquellos anuncios que más recordamos o que más nos han gustado a lo largo de nuestra vida estoy seguro que casi todos nosotros pensaríamos en anuncios emitidos en los 80 y los 90.

Por ello, hemos creado una lista con cinco anuncios icónicos de los años 80 y 90:

1.- Renault Clio: JASP (Joven aunque sobradamente preparado). Año 1995

jasp_retro

Fue uno de los anuncios de los 90 que más marcó a la juventud de la época por su transfondo social. Comienza con una conversación entre el típico jefe que peina canas con aires de conocerlo todo y de no dar oportunidades a sus empleados, y un joven con ganas de prosperar.

El empleado quiere que la empresa ponga en marcha un guión creado por él, asumiendo asimismo el control y desarrollo del mismo. En cambio, su jefe no parece estar de acuerdo y le niega la oportunidad con la cita que a partir de entonces se hizo famosa y que atribuía a Kant:

“Hay cosas que para saberlas bien no es suficiente con haberlas aprendido”

En ese momento, el joven empleado se levanta y empieza a hacer gala de sus carreras, dominio de idiomas, talento musical y otras muchas cualidades. El culmen del anuncio llegaba como coletilla al discurso del empleado, cuando le hacía saber a su jefe que la cita que había utilizado no era de Kant, era de Séneca.

Un clásico de la publicidad de los 90 y que acuño el término “JASP”, “Joven aunque sobradamente preparado”, y que viéndolo ahora con perspectiva y con el paso de los años parecía ser una premonición sobre el drama de muchos jóvenes de la generación de los 80 y especialmente 90, muy preparados pero obligados a realizar trabajos en muchas ocasiones inferiores a su capacidad.

2.- Zumosol: El primo de Zumosol. Año 1991

Zumosol_retro.jpg

Si hay una referencia mítica en la publicidad de los 90 es la del primo de Zumosol. Todavía hoy no es difícil escuchar a muchos de nosotros utilizando esa expresión.

La temática del anuncio era muy sencilla. Un niño es increpado y empujado por otro más alto y corpulento (lo que llamaríamos hoy “bulling”). Ante la evidente desventaja física, el niño pequeño no tiene más armas que amenazar al abusón con su primo el que “toma mucho Zumosol, pero mucho mucho”. El anuncio acababa con la imagen del primo y el abusón con un susto de muerte.

Como decíamos antes, sencillo pero tremendamente efectista. Centrado en  dos aspectos, la capacidad del zumo en “hacerte fuerte” y en una coletilla (el primo de Zumosol) tan pegadiza que ha llegado hasta el día de hoy.

3.- Airtel: Hola, soy Edu, feliz navidad. Año 1999

edu_feliz_navidad_retro

Spot algo más tardío que el resto, pero extremadamente efectista y sencillo en su planteamiento. Edu, un niño de unos 8 0 9 años comienza a llamar como un loco a todo el que encuentra en la guía telefónica felicitando la navidad con el ya clásico, “Hola soy Edu, feliz navidad”.

Lógicamente el mensaje del anuncio radicaba en lo barato de las tarifas de la extinta Airtel (adquirida por Vadofone), con la que podías pasar horas y horas hablando por teléfono a bajos precios (en aquel entonces lo de las tarifas planas era una quimera).

La coletilla de “Hola soy Edu, feliz navidad” fue lo más repetido en aquellas navidades de 1999. Llegó a repetirse tanto que hasta llegó a hartar.

Desde luego la campaña de Airtel fue todo un éxito, y una prueba de como es posible hacer publicidad sencilla y capaz de formar parte del recuerdo coletivo de todo un país por muchísimos años.

4.- Citroën AX: ¡Genial! Año 1989

Citroen_AX_retro.jpg

La verdad es que el comercial como tal no tenía nada del otro mundo, salvo por el hecho de ver a un pequeño y gracioso Critroën AX rojo rodando por la Gran Muralla o saltando de un vagón de tren a otro.

El efecto del spot llega en sus últimos segundos cuando se puede ver como un pequeño niño oriental estilo el último emperador coloca sus dedos en señal de victoria, introduciéndose en la parte inferior de la imagen el slogan de ¡Genial!

La imagen del simpático niño se hizo muy popular, así como el símbolo de la victoria, que perduró varios años. Este anuncio no alcanza el grado nostálgico de los anteriores pero sin duda fue un referente en la publicidad de aquellos años.

 

Jacqs: Busco a Jacqs. Año 1986

jacqs_retro

¿Quién no recuerda a aquella mujer buscando a Jacqs? Si había un icono publicitario de mujer explosiva y fatal ese era el que encarnaba aquella chica embutida en un mono de cuero negro y subida a una moto.

La joven motera iba con su moto durante todo el anuncio tratando de encontrar a un tal Jacqs hasta que termina bajándose un poco la cremallera del mono dejándose ver un generoso escote. Nadie supo si al final  encontró a Jacqs o no, pero eso no era algo que pareciera importar a ningún espectador de la época.

Sin duda uno de los anuncios más sugerentes de los 80 y que no creo que hoy pudiese ser emitido por televisión. ¿Sexista? Muy posiblemente, pero hay que reconocer que marcó a toda una generación y, como en otros comerciales antes vistos, creó una frase mítica: “Busco a Jacqs” que hoy todavía decimos muchos de nosotros.

 

Esto son sólo cinco ejemplos de publicidad mítica de los 80 y 90. Hay muchísimos más anuncios de aquellos años que por su impacto en la cultura popular recogeremos en futuras entradas.