5 modelos de zapatillas que todos queríamos tener en los 90

Pocas cosas podían ser más atractivas para un niño/pre-adolescente de los 90 que llevar una zapatillas último modelo con el nombre de sus mayores ídolos de la NBA. Calzarlas suponía un éxito asegurado en el patio del colegio.

Por desgracia no todos podíamos permitirnos unas zapatillas como estas, pero al menos disfrutábamos pensando que algún día tendríamos deportivas como éstas:

Reebok Pump D-Time – Dee Brown

pump

Las inconfundibles Reebok Pump. Salieron al mercado en 1989 como una línea específica de Reebok que se caracterizaba por su revolucionario sistema de inflado de la lengüeta de la zapatilla a través de un botón con forma de balón de baloncesto.

Las Pump D-Time – Dee Brown salieron al mercado en 1993 después de que Dee Brown ganase el concurso de mates de la NBA en 1991 con un salto con los ojos vendados y tras haber inflado sus Pump delante de una audiencia de millones de personas.

Nike Air Raid – Tim Hardaway

nike Air Raid.jpg

Míticas entre las míticas, las Nike Air han marcado tendencia desde que en 1982 salió el primer modelo (las Air Force One).

En concreto las Nike Air Raid – Tim Hardaway fueron lanzadas en 1992 y diseñadas fundamentalmente para el baloncesto callejero, teniendo una gran repercusión en el público urbano y juvenil de las grandes ciudades norteamericanas.

También fueron memorables los anuncios protagonizados por Spike Lee y el propio jugador de los Golden State Warrior promocionando las zapatillas.

Fila 95 – Grant Hill

fila95.jpg

Fila nunca llegó a tener fama parecida a la que pudieron gozar Nike o Reebok en los 90, pero Fila también quiso hacerse un nombre en el mundo de las zapatillas de los años 90.

Lanzadas en 1995,  utilizaron el nombre y la imagen de Grant Hill que por aquel entonces jugaba en los Detroit Pistons. Fue una gran apuesta de Fila y con las Grant Hill alcanzaron una gran cota de popularidad. Por desgracia fur algo más bien pasajero.

Converse Aero Jam – Larry Johnson

converse-aero-jam.jpg

Quizás no fueron demasiado conocidas en Europa, pero estas zapatillas tuvieron un público fiel en Estados Unidos.

Tal y como sucedía con Fila, Converse quiso hacerse su hueco en el lucrativo mercado de las deportivas, diversificando su modelo tradicional de negocio. Lo intentó con gran ahínco en los 90 y las Aero Jam fueron un excelente intento lanzado en 1993.

Nike Air Jordan VI

nike-air-jordan6-noir.jpg

Poco más se puede decir de estas zapatillas que no se haya dicho ya. Para muchos el mejor jugador de baloncesto de la historia dio nombre a las mejores deportivas de la historia.

Este modelo se sacó al mercado en 1991, justo cuando Michael Jordan ganó su primer campeonato de la NBA. Para muchos las Air Jordan más bonitas de la historia (y eso que se siguen renovando).

También te puede interesar:

Los 10 discos más vendidos de los 80

5 de las series de acción más populares (y recordadas) de los años 80

Los 5 coches coupés “asequibles” más deseados de los años 90

Las 10 películas más taquilleras de los años 80

Las 10 películas más taquilleras de los años 80

Marcas y compañías de alimentación populares en los 80 y 90 que acabaron desapareciendo (II)

PMI

 

Los productos PMI tuvieron cierta presencia a finales de los años 80 y 90 gracias a la oferta de productos para el desayuno, su precio competitivo (especialmente si se comparaban con los de Pascual) y las numerosas campañas publicitarias que protagonizó en televisión.

PMI fue una marca lanzada por el grupo Pascual cuyo objetivo era, por un lado, lanzar productos más económicos para poder llegar a un espectro mayor del mercado y, por otro lado, poder comercializar una mayor producción de leche.

lechePMI.jpg

Así es, el origen de la comercialización de una segunda marca de leche Pascual era sacar al mercado la producción lechera que les llegaba a la central los viernes. Como uno de los principios de Pascual era que su leche tenía que ser envasada y distribuida en las 24 horas siguientes a su recogida, tenían problemas en comercializar toda la leche que llegaba los viernes al no tener empleados que trabajasen los fines de semana. Por ello, se pensó que si se creaba una nueva marca más barata podrían guardar esa leche los fines de semana para envasarla y comercializarla los lunes, es decir, pasadas 24 horas de su recogida.

PMI_yogurt

Si bien esa fue la causa de que Pascual crease una segunda marca “blanca” de leche, la compañía no se quedó ahí y aprovechó la enseña PMI para sacar toda una nueva gama de productos que se solapaban con los de su marca “madre” pero que eran algo más baratos, aunque para muchos, de bastante peor calidad.

pmizumos

En este sentido, se comercializó una línea de yogures o, mejor dicho postres lácteos (ya que no eran realmente yogures), que se caracterizaban por no necesitar refrigeración y cuyo sabor era bastante artificial, por lo que nunca tuvieron realmente éxito; una línea de cereales enfocados al público infantil bastante amplia, con toneladas de azúcar y sabor algo pastoso, que incluía los famosos Ñampa Zampa; y sus propios zumos, de varios sabores y presentaciones, pero que no alcanzaban ni de lejos a los de Zumosol.

Finalmente Pascual decidió abandonar la marca PMI en el año 2009, ahogada por los propios problemas financieros de la compañía y por la marca blanca, que empezaba a adueñarse de los lineales de los supermercados en España.

Starlux

La marca y los productos de Starlux estuvieron presentes en la mayoría de las cocinas españolas de los años 80 y 90, ya que contaba con algunos de los productos más populares de aquellas décadas.

STARLUX

Starlux fue en su origen una empresa italiana centrada en el mercado de las sopas de sobre, pero poco a poco se fue diversificando y se lanzó al mercado de las salsas de tomate, el caldo concentrado, infusiones y, como no, a la crema de chocolate.

tomator.jpg

Efectivamente, como olvidar el tomate frito Starlux o el tomate natural Tomator; las pastillas de caldo concentrado imprescindibles en aquellos años para preparar sopas; o la mítica Nocilla de nuestras meriendas.

Starlux fue comprada a mediados de los años 90 por Knorr la cual, a su vez, fue absorbida por Gallina Blanca, lo cual hizo que se perdieran la gran parte de los productos. De esta forma, Nocilla fue vendida a Nutrexpa, las pastillas de caldo fueron sustituidas por Avecrem y el tomate frito Starlux y el natural Tomator se abandonaron.

nocilla.jpg

Sin embargo, en el año 2016 Ybarra firmó un acuerdo comercial con Gallina Blanca para relanzar el tomate frito Starlux y Tomator, por lo que hoy en día es posible encontrar estos dos productos en las tiendas.

Avidesa

Avidesa fue una compañía con larga tradición empresarial en España y cuyo origen poco tiene que ver con los helados. En sus primeros años de existencia, a finales de los años 50, su actividad comercial se centró en la producción y comercialización avícola, si bien a mediados de los 60 se fue introduciendo en el mercado de los helados.

avidesa1.jpg

Fue tal el éxito de su negocio de helados que rápidamente la empresa se fue reorientando casi exclusivamente a este sector, dejando finalmente atrás la producción avícola a principios de los 80. La popularidad de la marca fue tal que protagonizaron algunos de los patrocinios más sonados de la época, llegando a ser el helado oficial del Mundial de Fútbol de 1982.

De esta época de los 80 destacan sus tarrinas de chocolate y vainilla, los helados de cucurucho (los Apolos), el Avi-cola, el Semaforito y, por supuesto, los sándwich de nata que estaban deliciosos.

semaforito.jpg

A finales de los 80 la compañía comenzó a atravesar serias dificultades económicas y de financiación, lo cual muchos achacaron  al esfuerzo que tuvo que hacer la empresa para pagar el rescate de Luis Suñer, fundador de la compañía, que fue secuestrado por ETA en 1981. Asimismo, pudieron influir la terribles inundaciones de Tous de 1982 que arrasaron la fábrica de Avidesa. Por ello, en 1991 el Banco Bilbao Vizcaya (actual BBVA) se hizo con Avidesa comprando la totalidad de sus acciones para a su vez volver a vender la compañía en 1993 a Nestlé, la cual ya contaba con Camy y Miko. Debido a ello, Nestlé decidió discontinuar la marca Avidesa y centrarse en aquellas otras dos marcas de helados.

avidesahelados.jpg

Marcas y compañías de alimentación populares en los 80 y 90 que acabaron desapareciendo (I)

 

Presentadores de los 80 y 90 ¿Qué pasó con Miriam Díaz Aroca?

Volvemos con una nueva entrada sobre las caras televisivas más populares de los años 80 y 90 con una actriz y presentadora que tuvo su máximo apogeo en la década de los 90, pero que ha sabido reconvertirse y adaptarse a varios medios y que, gracias a ello, se ha mantenido en el espectáculo hasta el día de hoy. Nos referimos a la incombustible Miriam Díaz Aroca.

Miriam nació en Madrid en 1962 y estudió periodismo en la Universidad Complutense de Madrid, iniciando su camino profesional en la radio, concretamente en la Cadena SER como locutora. No obstante y, quizás por su paso como concursante por el programa Aplauso en 1979, pronto se dio cuenta de que su rumbo debía girar en torno al cine y la televisión.

Miriam-Diaz-Aroca2.jpg

En televisión hizo sus primeras apariciones en el programa de Jesús Hermida Por la Mañana, dentro de un espacio llamado El bote de Don Basilio, entre 1987 y 1988. Aunque su intervención no tuvo demasiada repercusión, le sirvió para dar un gran salto y convertirse en presentadora del inolvidable programa infantil Cajón Desastre de TVE durante los años 1988 y 1991, del que todos tenemos maravillosos recuerdos. No conformándose con su experiencia televisiva, en este año 1991 pega un salto hacia la interpretación debutando en el cine junto a Almodóvar en la mítica Tacones Lejanos, a lo que sumó un papel al año siguiente en la oscarizada Belle Époque.

CajonDesastre.jpg

El año 1991 fue también un gran año para Miriam, ya que pasó a formar parte del equipo del “Un, dos, tres…“, co-presentando ciertas secciones junto a Jordi Estadella, donde estuvo hasta 1993.

miriam-diaz-aroca

Con una cota de popularidad muy importante, presentó  No te rías, que es peor entre 1994 y 1995 y, ya en 1996, probó suerte en el mundo de las series con una aparición esporádica en Hostal Royal Manzanares y de forma más estable en la inolvidable La Casa de los líos, donde permaneció nada menos que hasta el año 2000.

la-casa-de-los-lios

Sin duda la interpretación en la pequeña pantalla fue uno de sus puntos fuertes, ya que no sólo triunfó con La Casa de los líos sino que entre 2001 y 2006 intervino en varias series como ¡Ala… Dina!, Ana y los Siete y Mis Adorables Vecinos, todas con notable éxito.

Desde entonces ha vuelto a participar en alguna que otra serie (¡A ver si llego!, de 2007), película (XXL o Isi/Disi. Amor a lo bestia en 2004) y concursos (¡Mira quién baila!, de 2006, o Splash! Famosos al agua, de 2013), pero su carrera se ha centrado especialmente en el teatro actuando en numerosas obras,  destacando 101 dálmatas (2008), Adulterios (2009), Las Ranas (2014) o Insatisfechas (2015).

miriamdiazaroca.jpg

 

 

Los 10 juegos de fútbol más populares de los años 80 y 90

Para los aficionados a los videojuegos hay un segmento que siempre ha destacado. Ya sea porque desata pasiones como porque ha sido denostado por algunos, lo cierto es que este género se ha convertido en uno de los más importantes de la industria.

Hoy en día destacan muy especialmente las sagas de FIFA, del desarrollador canadiense EA Sports, y Pro Evolution Soccer, de la japonesa Konami, pero éstos videjuegos modernos se basan en aquellos otros pioneros que surgieron en los años 80 y se consolidaron en los 90. Por ello, repasamos 10 de los juegos más populares de fútbol de aquellas dos inolvidable épocas:

Pele’s Soccer

pele1

  • Desarrollador: Atari
  • Plataforma: Atari 2600
  • Año de publicación: 1980

Quizás el primer juego de fútbol arcade de la historia (con permiso del muy rudimentario Cassete 24: Fussball, de 1978) estuvo enfocado en la figura del gran Pelé. Con su cámara cenital y con “bultos” rojos y azules que hacían de jugadores, cada partido se estructuraba en equipos de tres jugadores que se movían al mismo tiempo. El portero, por otra parte, se controlaba automáticamente por el ordenador.

La novedad del concepto, así como la respetable jugabilidad con el joystick, unido al tirón de Pelé, hizo que se vendiesen unas 200.000 copias del juego.

Emilio Butragueño Fútbol

butrageño.jpg

  • Desarrollador: Topo Soft
  • Plataforma: Spectrum, Amstrad, Commodore 64, MSX, PC
  • Año de publicación: 1988

Uno de los míticos, especialmente para el público madridista, al llevar el nombre y la imagen del “Buitre”. El estudio encargado de su desarrollo fue español, Topo Soft, uno de los que se ganaron nombre propio en la denomina “edad de oro del software español”.

Muchos dirán que era un juego lento y algo tosco, pero era muy visual, tremendamente adictivo y, sobre todo, Butrageño tiraba mucho para los chavales de aquellos años (tanto que vendió unas 100.000 copias y se lanzó una segunda parte)

Kick Off

thumb_kick_off_-_1988_-_jaleco

  • Desarrollador: Anco
  • Plataforma: Atari, Commodore Amiga, Spectrum, Amstrad y PC
  • Año de publicación: 1988

Aunque se constituyó en una auténtica saga, el primer Kick Off marcó el camino. Incorporó varias novedades en el sistema de juego que posteriormente se hicieron estándar, especialmente que el balón no estuviese pegado a los pies del jugador, sino que avanzase a medida que se le daban patadas. Toda una novedad que se convirtió en una pesadilla cuando llegaba la hora de mover el futbolista a la derecha o izquierda, ya que era complicado que el balón te siguiera.

De igual manera, se incorporó la repetición de jugadas, las tarjetas rojas y amarillas, las características propias de cada jugador e incluso las lesiones.

World Cup Italia ’90

italia90

  • Desarrollador: Sega
  • Plataforma: Mega Drive, Master System
  • Año de publicación: 1989

Uno de los clásicos del balón, odiado e idolatrado a partes iguales. Contaba con la ventaja de tener licencia oficial de la FIFA (lo que implicaba la utilización del logo, equipos, nombres, etc), lo que daba un realismo poco usual en la época. El sistema de juego y control eran muy sencillos. Ello hacía que para muchos fuese entretenido, pero para los más exigente provocaba cierto aburrimiento.

Super Soccer

ss07.png

  • Desarrollador: Human Entertainment
  • Plataforma: SNES
  • Año de publicación: 1992

Nos encontramos ante un juego propietario de la plataforma de SNES y que contaba con una ventaja frente al resto, la visión frontal en la que se desarrollaban los partidos. Se podía jugar en modo torneo o exhibición.

No disponía de muchas selecciones y en cuanto a opciones el juego estaba algo limitado, pero lo importante fue lo divertido de jugar que era y el por aquel entonces destacable “modo 7” y su espectaculares juegos de zoom.

Sensible Soccer

sensible

  • Desarrollador: Sensible Software
  • Plataforma: SEGA Master System, Sega Mega Drive, NES, SNES, Amiga y PC
  • Año de publicación: 1992

Uno de esos juegos en los que gráficamente no destaca (ni para bien ni para mal), pero que su sencillez y dinámica de juego (quizás algo simple) lo convierten en tremendamente adictivo.

Curioso el hecho de que el juego no tenía licencias de la FIFA, por lo que tanto el nombre de los jugadores como el de los equipos era meros plagios de los orignales cambiando alguna letra.

Virtua Striker

virtua.png

  • Desarrollador: SEGA AM2
  • Plataforma: SEGA Model 2
  • Año de publicación: 1994

Nos pasamos al mundo de las recreativas con este gran título que fue pionero en utilizar gráficos 3D, así como mapeado de texturas.

Los gráficos eran muy completos y realistas para la época gracias a, como decimos, la utilización del 3D. El control de los futbolistas era muy ágil y especialmente fluido, mientras que la utilización de la cámara resultaba excelente. El único problema, tener que ir a los recreativos para jugar.

PC Fútbol 5.0

pc-futbol-5-01

  • Desarrollador: Dinamic
  • Plataforma: PC
  • Año de publicación: 1996

¿Qué decir del PC Fútbol que no se haya dicho ya? Aunque realmente estamos ante un simulador de gestión de fútbol, merece la pena ser incluido en este listado al haber marcado un hito en la historia del videojuego español.

Este simulador realmente nos cautivó. La posibilidad de dirigir un equipo de fútbol, tomando gran parte de las decisiones que ello conllevaba, fue revolucionario en aquellos años. Fueron varias las versiones de PC Fútbol, pero la que realmente marcó la diferencia fue la 6.0 por sus avances de gestión, opciones y, por qué no, gráficos.

FIFA: Road to World Cup 98

fifa-98-road-to-world-cup-screen-1

  • Desarrollador: EA
  • Plataforma: Play Station, Sega Mega Drive, Sega Saturn, Nintendo 64, SNES, Game Boy y PC
  • Año de publicación: 1998

Para muchos (entre los que me incluyo), una de las mejores ediciones del FIFA. Contó con un nuevo motor gráfico, lo cual mejoró enormemente la calidad gráfica y, especialmente, la fluidez del juego, lo que le hacía un juego realmente excelente y que marcó un antes y un después en los simuladores de fútbol. La posibilidad de jugar 11 ligas diferentes e incluso en que era inminente Mundial de Francia del 98 fue excepcional.

Además, estaba lleno de nuevos detalles, como el fuera de juego, estadios de fútbol reales, música de Blur e incluso los comentarios en castellano de Manolo Lama y Paco González.

 

 

 

 

 

Coches míticos de los 80 y 90: Citroën AX

Si pensamos en los coches míticos de los años 80 y 90 Citroën no es, a priori, una de las marcas que más haya contribuido a nutrir de icónicos modelos las carreteras durante aquellas décadas. Es cierto que cuenta con modelos que han pasado a la posteridad como el 2CV o el DS 21 (el Tiburón), pero salieron al mercado décadas antes de los años 80 y 90. Sin embargo, surgieron algunos modelos que por sus características especiales son recordados por todos hasta el día de hoy. Uno de ellos es el Citroën AX.

citroen_ax-3-door-1986.jpg

El Citroën AX, en el cual se llevaba trabajando desde 1982, fue presentado a la sociedad en el Salón del Automóvil de París en el año 1986, siendo el objetivo de la marca claro y sencillo, sacar al mercado un coche pequeño, duradero y económico, tanto en su fabricación/producción como para el usuario final a través de un mantenimiento económicamente bajo.

Como decíamos antes, el Citroën AX no destacó por sus líneas o prestaciones deportivas, pero sí por otra serie de cualidades que le hicieron especialmente vendido, era un coche muy ligero, ágil, con una buena aerodinámica, espacio interior (teniendo en cuenta el tamaño del coche) y bajo consumo, especialmente cuando hablamos de la motorización diésel.

El AX lanzó varias versiones, motorizaciones y niveles de equipamiento a lo largo de su vida. Así, se fabricaron modelos de tres, cuatro y cinco puertas, con motores desde los humildes 45 cv del 1.0 hasta los 100 cv del GTI. En cuanto a niveles de equipamiento, salieron las versiones E, RE, TRE, TRS y TZS (de menos a más equipación). El contraste en cuanto a equipación de la versión más modesta a la más completa era enorme.

citroen-ax-1

Dos motorizaciones destacarían sobre todas los demás, la diésel y la GT. La primera hizo que el AX fuera el coche con menor consumo de la época, 4,6l/100km, aunque sus prestaciones eran realmente limitadas. En cuanto al GT, su relativamente potente motor (que fue desde los 85vc a los 100cv dependiendo de la versión) y su bajo peso le hacían tener unas excelentes prestaciones, acelerando de 0 a 100 en menos de 10 segundos.Esta potencia le hizo participar en rallyes e incluso se creó una copa llamada Copa AX.

citroen-ax-gti.jpg

En el año 1992 el AX fue renovado levemente, cambiando algunos detalles estéticos y mejorando las motorizaciones, lo que ayudó a que el modelo continuase en el mercado unos años más. Entre ese año y 1996 el modelo tuvo varias actualizaciones de motores, versiones y equipamiento hasta que finalmente Citroën decidió retirarlo del mercado y sustituirlo por el Saxo, aunque en algunos países se continuó vendiendo algunos años más, como en España, que se retiró en 1997.

5 de las series de acción más populares (y recordadas) de los años 80

No hay duda de que vivimos en la edad dorada de las series. Desde hace unos tres años la oferta de series es espectacular y cada año se estrenan más y con mayor calidad. Gracias a nuevas plataformas como Netflix o Amazon, de reciente implantación en España, es difícil no dar con una serie se adapte a nuestros gustos.

Sin embargo, aunque quizás hubiera menos oferta (al menos en España), los años 80 y 90 sin duda fueron grandes años para las series, con claros exponentes de originalidad, calidad y perdurabilidad en el tiempo.

Para recordar aquellas grandes series de los 80 y 90, nos hemos propuesto hacer un ranking que recoja aquellas series más destacadas por género y década. Hoy empezaremos por las series de acción de los 80 más recordadas.

El Equipo A (1983-1987) – NBC

the-a-team-the-cast-mr-t-george-peppard-dwight-schultz-dirk-bendict

“En 1972 cuatro de los mejores hombres del ejercito americano que formaban un comando, fueron encarcelados por un delito que no habían cometido, no tardaron en fugarse de la prisión en la que se encontraban recluidos, hoy buscados todavía por el gobierno sobreviven como soldados de fortuna, si usted tiene algún problema y se los encuentra quizá pueda contratarlos”

Como olvidar la voz que reproducía este texto cuando comenzaba cada capítulo. Una de nuestras series favoritas de la infancia y de todos los tiempos, con unos personajes enormemente característicos e inolvidables. M.A. Baracus,”Hannibal” Smith, Fénix y el Loco Murdock hicieron las delicias de nuestros sábados por la mañana.

 

El coche Fantástico (1982-1986) – NBC

el_coche_fantastico.png

La serie con el coche más popular de la historia televisiva y en el que todos los niños de la época soñaban con montarse. Michael Knight, defensor de los desamparados, junto al inteligente KITT, luchaban en cada episodio por combatir la injusticia. Saltos, persecuciones y las divertidas conversaciones entre KITT y Michael Knight convirtieron a esta serie en una de las más populares de los 80. Ojo, no olvidar los malvados KARR y Goliath.

Corrupción en Miami (1984-1990) – NBC

miami_vice.jpg

La entradilla de cada capitulo, con su inconfundible melodía y las visuales tomas, ya hacían presagiar que estábamos ante una serie innovadora. El concepto de la serie fue totalmente rompedor para la época, influyendo enormemente en la cultura popular mundial de los 80. La ropa usada por “Sonny” Crockett y “Rico” Tubbs, los coches, la música, sus increíbles efectos visuales, todo ello marcó el camino para muchas otras series posteriores.

MacGyver (1985-1992) – ABC

MacGyver.jpeg

Denle una goma y un clip y construiría cualquier cosa. Una de esas series cuyo personaje principal excede con mucho la fama de la propia serie y se convierte en atemporal. Para muchos de los nacidos en los 80 y que crecieron viendo esta serie, MacGyver es sinónimo del manitas. Por cierto, la CBS estrenó una nueva versión de la serie en septiembre de 2016, con unos discretos resultados.

Magnum, P.I. (1980- 1988) – CBS

magnumpi.jpg

Una de las mejores series de detectives de los 80. Protagonizada por Thomas Sullivan Magnum (Tom Selleck), se hizo popular por las floreadas camisas, coloridos bermudas y por su famoso bigote. Rodada en Hawai (lo que le hacía distinguirse de otras series con contenido similar), fue una serie muy bien construida, ágil y con personalidad, gracias a su protagonista. En España pasó algo más desapercibida, ya que sólo fue emitida en un primer momento por las autonómicas y TVE2.

 

Los mayores errores en las campanadas de fin de año de la década de los 80 y 90

¡Por fin llega la gran noche del año! Dentro de un par de días las familias se reunirán para cenar como si el mundo se acabase, beber casi de la misma forma, ver el especial de Nochevieja (por suerte o por desgracia, hoy en día tenemos bastantes más opciones en cuanto a programas de fin de año que en los 80), aguantar al cuñado sabelotodo, al abuelo y sus batallitas y, como no, tomar las uvas.

La tradición de las uvas de Nochevieja, también llamadas uvas de la suerte, parece remontarse a finales del siglo XIX y desde entonces se ha convertido en todo un ritual para los españoles y, más recientemente, también se ha acabado extendiendo a algunos países de América Latina.

Dentro del conjunto de esta tradición, nos encontramos con los programas especiales que, primero en TVE y ya a partir de los 90 en el resto de cadenas españolas, tenían (y tienen) como objetivo comentar las doce campanadas, con la idea de ayudar a todos nosotros a comer correctamente las uvas al compás de las mismas.

Sin embargo, en ciertas ocasiones, esa loable intención se ha tornado en dramática, fundamentalmente por errores de los presentadores. Repasamos en esta entrada tres de los mayores fallos y errores en los programas de las campanadas de los años 80 y 90.

3er Puesto: Las campanadas más rápidas de la historia – Nochevieja de 1996 (todas las cadenas)

Nos situamos en la Nochevieja de 1996, ante cualquiera de los programas, cadenas o presentadores de aquella noche, daba igual. Las campanadas comenzaban a repicar pero, cual era la sorpresa que lo hacían a un ritmo extraordinariamente rápido en comparación con su cadencia habitual.

Caras de asombro, disimulos, atragantos, platos llenos de uvas, todo fue un desastre. La razón de tal velocidad fue simple. Al parecer, todos los años el ritmo de las campanadas se ralentiza la noche del 31 de diciembre para que nos de tiempo a comer las uvas. Aunque nunca se llegó a saber de forma clara el motivo, en la Nochevieja de 1996 no se hizo tal cambio y nos tuvimos que comer las uvas en los 17 segundos que, como en cualquier otro día, el reloj de la Puerta del Sol tarda en dar 12 campanadas.

 

2º Puesto: La “campanada” de Irma Soriano – Nochevieja de 1993 (Antena 3)

La buena de Irma Soriano, presentadora muy popular de la época, se encontraba al frente (y en solitario) de la presentación de las campanadas de la joven cadena Antena 3.

El caso es que, muy dicharachera ella, hablaba y hablaba sin parar cuando comenzaron a oírse los cuartos. Haciendo caso omiso de los mismos, continuó con su propia conversación un buen rato hasta que se oyó la primera campanada, la cual confundió con el primer cuarto.

A partir de ahí fue todo un disparate. Las campanadas seguían avanzando y ella como si nada, entendiendo que todo ello eran los cuartos. Así hasta que, por fin, en la campanada novena comenzaba su peculiar cuenta atrás, pregonando a toda España que esa campanada era realmente la primera.

La cara de Irma cuando se dio cuenta de su error era todo un poema. Las doce campanas ya habían acabado y ella, nerviosa, miraba a todos lados. No entendía nada. Empezó a preguntar a sus compañeros con la mirada  de qué diantres pasaba, pero la respuesta era clara. Había dejado a media España sin comer las uvas de la suerte.

 

1º Puesto: Los cuartos de Marisa Naranjo – Nochevieja de 1989 (TVE)

La posición número uno de este ranking es para Marisa Naranjo, paradigma de las equivocaciones televisivas de Nochevieja. A día de hoy y, para su desgracia, se sigue poniendo de ejemplo año tras año.

En primer lugar hay que decir que eran otros tiempos. Sí, su error fue garrafal, pero se debe reconocer que era una excelente profesional (no como la mayoría de especímenes que presentan hoy en día estos programas), y que por aquel entonces la retransmisión de las uvas no se hacía directamente en la Puerta del Sol, sino que se llevaba a cabo desde un cuarto cerrado y sin monitores, por lo que la presentadora no tenía visibilidad ninguna sobre el reloj.

¿El error? Trascendente pero simple. Confundió las campanadas con los cuartos. La pobre Marisa anunció las campanadas como si fuesen cuartos y las dejó continuar llegando incluso a decir que el sonido de los cuartos era totalmente diferente al de las campanadas. El desastre lo remató, una vez finalizaron las campanadas, indicando que ahora llegaban las doce campanadas.

En fin, un desastre que, dado que TVE era la única cadena que realizaba la retransmisión al no haber llegado aún las emisoras privadas a España, dejó literalmente a todo el país sin disfrutar de las uvas. Por desgracia, la sociedad de la época no la llegó a perdonar y este error supuso en gran medida su desaparición de la televisión.