Historia de Galletas Fontaneda. Un clásico de nuestros desayunos ochenteros que tuvo que ser vendido para poder salvarse

Si hay una marca de alimentación que puede hacer retroceder a varias generaciones a su tierna infancia es, sin duda, Fontaneda y sus galletas. Esta marca ha estado presente (y lo sigue estando) en los desayunos y meriendas de gran parte de los niños de este país durante muchos años. Son asimismo clásicos sus anuncios de televisión y su slogan que ha quedado grabado en la mente de muchos españoles, “Qué buenas son, las galletas Fontaneda”

Origen de las Galletas Fontaneda

Su origen está en Aguilar de Campoo en el año 1881, cuando Eugenio Fontaneda comenzó a elaborar de forma artesanal galletas y bizcochos. La primera fábrica es de 1923, si bien ya desde dos años antes se empezó a fabricar de una forma más industrial gracias a que su hijo, Rafael, tomó las riendas de la compañía tras la muerte de su padre. Es en este momento cuando surgen las inconfundibles galletas maría.

Galletas Fontaneda 2

Durante los años 40 y 50 Fontaneda se fue consolidando como líder en España en el mercado de las galletas, al tiempo que iba modernizando e innovando en sus productos y métodos de producción. De hecho, un incendio en su mítica fábrica de Aguilar de Campoo en 1958 obligó a remodelar la misma y renovar maquinaria.

Los problemas financieros de los años 90 y posteriores ventas

Una vez falleció Rafael Fontaneda entró a dirigir la compañía la cuarta generación familiar y, como sucede en muchos casos similares, comenzaron los problemas financieros. Así, producto de una mala gestión de la empresa, inversiones fallidas y también una mala situación económica generalizada en el país, la familia Fontaneda se vio obligada a vender la compañía a la americana Nabisco en 1996, que a su vez fue comprada por la tabaquera Philip Morris, la cual dejó la gestión de Fontaneda a la británica United Biscuits.

Galletas Fontaneda

Tras varias reorganizaciones, EREs y reconversiones, United Biscuits decidió en primer lugar unir a tres de sus marcas, Marbú, Artiach y Fontaneda, en una sola empresa. No obstante, en 2001 United Biscuits cerró la legendaria fábrica de Aguilar de Campoo alegando índices de baja productividad y se llevó la producción fundamentalmente a Barcelona. Por fortuna el Grupo Siro compró la fábrica para realizar allí parte de su producción, por lo que se pudieron quedar gran parte de los trabajadores. Sin embargo, el Grupo Siro acabó demoliendo la fábrica en 2014.

Galletas Fontaneda  4.jpg

Una vez centralizada la producción en Barcelona se vivieron algunos años de aparente tranquilidad, aunque un nuevo cambio estaba a las puertas de producirse. En 2006 Kraft Foods (ahora Mondelez), de origen estadounidense, compra los negocios de United Biscuits en la península ibérica entre los que se encontraba Fontaneda.

Galletas Fontaneda 3

A día de hoy se pueden seguir comprando productos Fontaneda y, especialmente, sus galletas maría (aunque ahora se llaman La Buena María), ya que la marca siempre se ha mantenido a pesar de la intrincada trayectoria que ha vivido desde mediados de los años 90. Sin duda se trata de una marca con mucha fuerza, gran contenido nostálgico y emocional que ha pasado a formar parte de la cultura popular del país.

También te puede interesar:

Marcas y compañías de alimentación populares en los 80 y 90 que acabaron desapareciendo (I)

Marcas y compañías de alimentación populares en los 80 y 90 que acabaron desapareciendo (II)

Compañías de electrodomésticos y electrónica populares en los 80 y 90 que acabaron desapareciendo (I)

Compañías de electrodomésticos y electrónica populares en los 80 y 90 que acabaron desapareciendo (I)

5 productos de McDonald’s comercializados en los 80 y 90 que fueron un fracaso (I)

McPizza

¿McDonald’s vendiendo pizzas? Pues sí, en los locos años 80 sucedió. La idea no era mala, ¿por qué no servir también pizzas y competir con Domino’s o Pizza Hut? El proyecto nunca pasó de ser un piloto en el que se iban adhiriendo ciertos establecimientos, casi todos ellos localizados en Estados Unidos.

McPizza_2

En un principio se ofrecían pizzas familiares que eran llevadas a la mesa por un empleado del establecimiento, pero posteriormente se ofrecieron también pizzas individuales. A medida que se fue comprobando que el público reaccionaba positivamente se incrementaron el número de hamburgueserías de la cadena que las ofrecían.

Sin embargo, McDonald’s acabó retirando las pizzas al llegar al año 2000. ¿El motivo? Al contrario que las hamburguesas, las pizzas tardaban una media de 11 minutos desde que se pedían hasta que se servían y eso estaba perjudicando su fama de comida rápida.

McPizza

Mighty Wings

Mighty Wings

Las alitas de pollo han estado casi siempre presentes en el menú de McDonald’s, si bien han ido adoptando diferentes formas de preparación y presentación. Esta variedad se introdujo en 1990 y se caracterizaban por estar rebozadas, al estilo Kentucky Fried Chicken. Duraron muchos años, pero nunca alcanzaron demasiada popularidad y finalmente se dejaron de vender en 2003. Sorprendentemente volvieron a aparecer entre 2012 y 2013 con la misma receta pero algo especiadas.

mighty-wings-2

Arch Deluxe

ArchDeluxe

Uno de los primeros intentos de McDonald’s de comercializar productos “deluxe”, algo que en los últimos años se está popularizándo considerablemente. Sin embargo, en 1996, año en que fue lanzada esta hamburguesa, los productos “deluxe” no eran todavía muy aceptados por los clientes de McDonald’s, básicamente adolescentes. Acabó siendo retirada, a pesar de ser uno de los productos que más dineró se empleó en marketing.

ArchDeluxe_2

McDLT

McDLT

Extraño invento el que sacó McDonald’s a principios de los 90. Consistía en una cheeseburger servida abierta en una especie de bandeja de carton en donde se separaba por un lado la carne y queso y por otro la lechuga y el tomate, con la idea de que el cliente juntase ambas partes. La idea era reforzar la alimentación saludable que representaba la parte vegetal de la hamburgesa. La gente no lo entendió ni el concepto ni la necesidad de ser ellos mismos quienes terminaran de preparar la hamburguesa juntando ambas partes.

McDLT _2

McStuffins

McDonald'sMcStaffins.jpg

Llegaron tan rápido como se fueron. Una imitación de los hot pockets tan extendidos en Estados Unidos (una especie de mini empanadas que se calientan en el microondas). En 1993 McDonald’s los comenzó a vender rellenos de carne, queso, pepperoni, etc, a los que acompañaban diversas salsas. Duraron escasos meses debido a la total indiferencia de los consumidores.

McStaffins.jpg

También te puede interesar:

Virgin Cola. El intento de destronar a Colca-Cola y Pepsi que nunca llegó a España

3 productos de Pepsi lanzados en los años 80 y 90 que fracasaron

3 productos de Coca-Cola lanzados en los años 80 y 90 que fracasaron estrepitosamente

Productos de alimentación de los 80 y 90 que han acabado desapareciendo (II)

Winner Taco

Para muchos, el mejor helado de la historia el que lanzó Frigo en los 90. La idea era muy arriesgada e innovadora, crear un helado con forma de taco (debemos recordar que en aquellos años la comida mexicana no tenía el empuje que tiene ahora). Había muchas posibilidades de que saliera mal, pero lo original del producto y, especialmente su delicioso sabor, le convirtió en todo un éxito de ventas.

Winner_Taco.jpg

El Winner era bastante más pequeño que otros helados de la época. Tenía una cubierta de galleta y un interior de helado de vainilla con unas hileras de caramelo líquido  que nos hacía la boca agua. La parte de arriba estaba cubierta por chocolate con con almendra.

Para desgracia para muchos, un buen día Winner Taco desapareció, pero dejó tras de sí un mito que, a día de hoy, todavía es recordado.

Bimbocao

¿Eras de Bollycao o de Bimbocao? Reconozcámoslo, a la hora de salir al recreo en los 90 y sacar nuestro desayuno, había claramente dos bandos, el de Bollycao y el de Bimbocao.

Bimbocao

Los dos eran muy parecidos (por no decir iguales), bollitos blandos rellenos de crema de chocolate. En cuanto al sabor tampoco se diferenciaban demasiado, aunque hay que reconocer que el Bollycao era bastante más sabroso y menos seco que el Bimbocao. Además, Bollycao salió antes, por lo que el Bimbocao siempre fue visto como la copia descarada.

Bimbocao desapareció del mercado un buen día para volver a aparecer unos años después, ya en el año 2012. Aunque la forma del bollo era absolutamente igual que en antaño, el producto había bajado bastante en calidad. Finalmente, tras la compra de Panrico (productora del Bollycao) en 2015 por parte de la mexicana Bimbo (propietaria a su vez de la Bimbo española), ésta se convierte en propietaria de Bollycao, por lo que carecía de sentido continuar con los Bimbocaos.

 

Ruffles Alioli Olé

Hubo un momento en que se puso de moda comercializar patatas fritas con todo tipo de sabores y, por supuesto, Ruffles también experimentó en este ámbito. Por desgracia, hoy en día esa buena costumbre se ha perdido y es difícil encontrar sabores más allá de barbacoa, jamón o queso.

Uno de sus experimentos más efímeros fueron las Alioli Olé lanzadas sobre el año 1997. Para ser sinceros ,estas patatas fritas tuvieron su legión de seguidores (incomprendidos por muchos), pero por regla general su sabor no gustó demasiado. Aunque fue un buen intento, Ruffles no supo dar con la combinación perfecta entre patata y alioli y el resultado fue un excesivo sabor a ajo. Estaban demasiado condimentadas y dejaban un gusto demasiado fuerte que hacía que mucha gente no las quisiera comer.

Como era de esperar, estas patatas desaparecieron muy poco tiempo después de lanzarse al mercado y, por supuesto, nunca más se supo de ellas.

También te puede interesar:

Marcas y compañías de alimentación populares en los 80 y 90 que acabaron desapareciendo (I)

Marcas y compañías de alimentación populares en los 80 y 90 que acabaron desapareciendo (II)