Los 5 peores videojuegos de los 90

1.- Hotel Mario– Philips CD-i (1994) 

Hotel_mario

Quizás una de las peores ideas de Nintendo fue dejar a Philips encargarse de una franquicia tan trascendental para Nintendo como Mario. Por desgracia también lo hizo con Zelda.

Desarrollado para la funesta CD-i, quería desarrollar todo el potencial de esta consola a través de su capacidad de vídeo. Para ello mezclaba un modo de juego tipo puzzle (donde Mario tenía que ir abriendo y cerrando puertas) con escenas animadas de vídeo. Tremendamente aburrido y simple, puede ser considerado como el peor juego de Mario de la historia.

2.- Plumbers Don’t Wear Ties – 3DO (1994)

plumbers-don-t-wear-ties

Un título que podría considerarse no sólo uno de los peores de los 90 sino de toda la historia de los videojuegos. Fue lanzado para la 3DO y el concepto del juego era tan extraño y surrealista como su propio desarrollo.

Concebida como una aventura gráfica romántica, cuyo objetivo era que los dos protagonistas (John y Jane) acabaran juntos, no fue más que un cúmulo de fotos que la desarrolladora vendió como un vídeo interactivo. Tanto la calidad gráfica como de sonido eran horripilantes, por no mencionar la surrealista línea argumental.

3.- Shaq Fu – Mega Drive; SNES; Game Boy; Game Gear; Amiga (1994)

shaq-fu

¿Cómo podría acabar un juego cuya trama comienza con Shaquille O’Neal tropezándose y cayendo a una dimensión paralela? Claramente mal. Uno de los claros ejemplos que demuestran que contar con una estrella de fama mundial como protagonista de un juego no significa calidad ni diversión.

Juego de lucha estilo Mortal Kombat pero con Shaq como protagonista, los gráficos eran mediocres, especialmente los de los luchadores, pero eso no era lo peor, la música era extraordinariamente patética. Sin embargo lo peor era el sistema de lucha que, por alguna misteriosa razón, sólo respondía a los golpes que se daban al centro del enemigo. ¿Patadas altas, puñetazos bajos? No servían para nada.

4.- Superman 64 – Nintendo 64 (1999)

Superman64

¿Continuos bugs y control tosco y poco fluido? Ese sería un buen resumen de este lamentable juego lanzado para la Nintendo 64.

Teniendo como escenario una recreación virtual de Metrópolis, el juego consiste básicamente en hacer volar a Superman por una serie de anillos repartidos por varias pantallas, cada una con retos diferentes. Como hemos dicho antes, el manejo de Superman era poco preciso y los gráficos demasiado poligonales para la época. Si además le sumamos la poca diversión que proporcionaban los escenarios nos encontramos con una auténtica chapuza.

5.- Club Drive – Atari Jaguar (1994)

Club Drive

Otro horripilante juego lanzado en 1994, esta vez de conducción. Comercializado por Atari, la idea fue buena y ha sido adoptada por otros juegos más actuales con extraordinario éxito, la conducción en un mundo abierto.

Sin embargo Club Drive fue desde el principio un disparate. Ambientado en diferentes temáticas como el viejo oeste o San Francisco, el jugador tenía que recorrer con un coche un mundo abierto, sin caminos o circuitos, en busca de una serie de bolas. La ausencia de texturas en el juego combinados con unos gráficos patéticos, la total falta de elementos estructurales en las pantallas (eran mundos totalmente planos) y la ausencia de trama, hacía de éste un juego aburrido hasta la saciedad.

También te puede interesar:

Los 5 juegos de mesa más populares de los 80 y 90 (I)

Atari Jaguar. ¿Historia de una consola adelantada a su tiempo?

Nintendo Virtual Boy ¿La peor consola de la historia?

Los “inventos” más disparatados de los 80 (I)

Nintendo Power Glove

NintendoPowerGlove.jpg

Dentro de nuestro ranking nos encontramos con un disparatado invento de Nintendo, aunque realmente fue fabricado por la juguetera Mattel. En 1989 la compañía nipona decidió adelantarse al futuro con la creación de un guante de detección de movimiento para poder jugar a determinados videojuegos de la NES.

El resultado fue pésimo. El movimiento era muy mal captado por el guante y su traslación al juego era muy deficiente. Además, era muy complicado de manejar, lo que hacía prácticamente inexistente la diversión.

Se vendieron unas 100.000 unidades en EEUU y Japón (los dos únicos mercados donde se comercializó) y se lanzaron dos juegos específicos para este artefacto. Como era de prever, este enjendro sólo se mantuvo en el mercado un año.

Atari Touch Tablet

Atari Touch Tablet

¿Una tableta en el año 1984? Pues sí, la gran Atari lo hizo posible ya a principios de los 80. El concepto era muy diferente al que hoy todos tenemos en mente, ya que la Touch Tablet estaba diseñada exclusivamente para trabajos gráficos.

La tecnología de la pantalla era de tubos catódicos y se intecactuaba con ella utilizando un lápiz digital. Utilizaba un software propietario de Atari para que el usuario pudiera trazar líneas, dibujar, modificar resoluciones, borrar, mover objetos, etc. Quizás una buena idea lanzada demasiado pronto.

Commodore 1530 C2N Datasette

Commodore_1530_Datasette_VIC-20.jpg

¿Cuál era uno de los mayores inconvenientes de los Commodore? En gran parte era la imposibilidad de poder guardar datos e información una vez se apagaba el ordenador. Pues bien, el Datasette permitía almacenar y guardar datos, por lo que podías cargar programas y juegos desde esta unidad sin perder tus avances anteriores.

¿El problema? La velocidad de transferencia de datos era lenta, 50 bytes por segundo, lo que hacía interminables las cargas (un programa de unos 60k podía tardar 20 minutos) y, por tanto, las esperas. No obstante, era el año 1982, tampoco se podía pedir mucho más.

Tomy Racing Turbo Dashboard

Tomy Racing Turbo Dashboard

Cuando los niños en el año 1983 tenían ganas de jugar a conducir no tenían, por regla general, videoconsolas, ordenadores o internet para utilizar simuladores que aplacaran sus ganas de velocidad. Por eso este juego era tan preciado y se hacía tan espectacular en aquellos tiempos.

Creado por la juguetera japonesa Tomy (aunque fue reproducido por otras muchas empresas), se trataba de lo que podríamos denominar “consola” con una pantalla, palanca de cambios, llave de contacto, velocímetro y otras muchas lucecitas que hacían nuestras delicias.

La pantalla era muy básica, retroiluminada y donde siempre aparecía la misma carretera con los mismos obstáculos. Con el volante se podía mover el coche. Lo mejor era sin duda apagar las luces del cuarto y jugar en la oscuridad.

Yamaha SHS-10

Yamaha SHS-10

¿Un órgano con forma de guitarra? Por supuesto, en los 80 todo era posible. Lanzado a finales de esa década por la japonesa Yamaha, fue uno de los primeros órganos que los podías tocar como si fuera una guitarra.

Se componía de 32 teclas, altavoz y destacaba, además de por su forma, por su sintetizador de 25 voces (órgano jazz, piano, marimba, trompeta, etc). También contaba con una salida MIDI que permitía controlar equipamiento externo a través del órgano (como programas de edición de música por ordenador).

También te puede interesar:

Atari Jaguar. ¿Historia de una consola adelantada a su tiempo?

3 tecnologías de los 80 y 90 desarrolladas por Sony que usaste y acabaron muriendo

Nintendo Virtual Boy ¿La peor consola de la historia?

Nintendo Virtual Boy ¿La peor consola de la historia?

El mundo de las consolas marcó un antes y un después, sin duda, en los años 90. Es cierto que antes de esa década ya teníamos consolas (casi todas ellas míticas) y después es obvio que han salido otras con tecnología impresionante, pero fue en los 90 cuando surgieron y se consolidaron muchas de las más míticas y que marcaron el camino a las siguientes.

Podríamos hablar en ese sentido de la Nintendo SNES (1990), la Nintendo Game Boy (1990), Sega Mega Drive (1990), Sega Game Gear (1990) o Sony Play Station (1995). Estas, entre otras, son consolas que supusieron un punto de inflexión en este campo y que gracias a ellas se allanó el camino a que las consolas y videojuegos se viesen como parte del entretenimiento de masas.

Sin embargo, existieron otras consolas que pasaron desapercibidas y que hoy pocos recuerdan. Ya fuese porque técnicamente eran pobres, por que llegaron en un mal momento o, simplemente, porque no cuajó la idea, ciertas consolas que salieron al mercado en los 90 se retiraron  rápidamente y hoy en día sólo se pueden ver en clubs de aficionados, muchas de ellas convertidas en objetos de culto. Un ejemplo de ello es la Nintendo Virtual Boy.

virtual-boy3

Nintendo Virtual Boy

Corría el año 1995 y Nintendo, con una visión que se adelantó décadas a lo que ahora mismo está llegando, quiso lanzar (y así lo hizo), una consola portátil de realidad virtual y  32 bits.

El sistema era realmente curioso. En realidad eran una especie de gafas que se unían a un trípode no regulable y un mando. Para jugar había que mirar por las gafas y lo que se veía era un efecto tridimensional aunque monocromático, lo cual quitaba bastante realismo al juego.

virtual_boy_1

Como apuntamos antes, la Nintendo Virtual Boy era una consola de 32 bits, por lo que se desmarcaba de los 16 bits imperantes hasta ese momento  y se sumaba a la corriente de las consolas de nueva generación 32 bits como la Sony Play Station y la Sega Saturn. Como procesador llevaba un NEC V810 a 20 MHz con 1 mega de RAM y una resolución de de 384 x 224 píxeles. Eso sí, al ser una consola portátil (semi portátil diría yo), usaba 6 pilas AA.

Aunque la idea que albergaba esta consola no era mala, lo cierto es que fue un absoluto fracaso, tanto que ha llegado a ser descrita como la peor consola de la historia y jamás llegó a salir en Europa. Varias son las causas de tal desastre:

  • Por un lado la ergonomía de la consola era desastrosa. Al tener que mirar por una especie de gafas y al estar estas unidas a un soporte no regulable, la posición que debía adoptar el jugador era incómoda y los dolores de espalda frecuentes.
  • La realidad virtual era la enseña de esta consola, pero el hecho de que los gráficos fueran monocromáticos quitaba mucho mérito al 3D que, por otra parte, estaba muy bien conseguido para aquella época.
  • El catálogo de juegos que tenía era limitadísimo. No llegó a alcanzar ni los 30, siendo el más vendido el Mario Tennis.
  • La consola se sacó con muchas prisas y muy poco testada. Sin duda Nintendo quiso que saliera antes que las consolas de 32 bits y esa meta le pasó factura.
  • El precio era muy alto para tratarse de una consola portátil. Ni más ni menos que 180 Dólares de 1995.

 

virtual_boy4

En fin, la Virtual Boy es un ejemplo claro de una buena idea mal ejecutada o, quizás, ejecutada demasiado pronto. No debemos olvidar que la realidad virtual es algo que lleva dando vueltas mucho tiempo y que no está siendo hasta hoy con PlayStation VR u Oculus cuando están llegando realmente productos de calidad al gran público. Quizás Nintendo pecó de ambición o de proyecto innovador, pero eso es algo que siempre ha caracterizado a la compañía nipona.